Poblado de San Matías, Santa Cruz

Periodistas de la población de San Matías, distante a 687 kilómetros al este de Santa Cruz, denunciaron agresiones físicas, censura y amenazas de habitantes que impiden la obtención de fotografías, imágenes de video y el trabajo informativo sobre la violencia registrada en las últimas horas tras la muerte de un ciudadano por acción de la fuerza antidroga.

Los periodistas sufrieron golpes e insultos de pobladores de la localidad, ubicada en la zona fronteriza con Brasil, según el relato del director de Pantanal de Comunicaciones Radio y Televisión, Juan Pablo Cahuana, en un informe difundido por Radio Fedecomin  de La Paz.

Al atardecer del lunes 19 de junio, una turba se desbordó, asaltó e incendió un cuartel de la policía antidroga y vehículos en protesta por la muerte de Franz Alejandro Álvarez, de 24 años, por el disparo de un agente antinarcóticos contra el vehículo en el que viajaba.

Cahuana afirmó que el trabajo periodístico en San Matías se tornó complicado debido al amedrentamiento de parte de la población hacia la prensa que obtenía imágenes de los destrozos registrados en las oficinas de la policial Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar).

La Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP) que representa a los principales diarios y una agencia de noticias demandó respeto al trabajo de reporteros, fotógrafos y camarógrafos porque su labor contribuye a que los ciudadanos tengan acceso a noticias de manera oportuna.

Un total de 26 vehículos fueron quemados, de los cuales ocho son de propiedad de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) y 18 son motorizados que estaban bajo custodia; ocho motocicletas también resultaron destruidas.

Doce oficinas fueron quemadas por la turba que destruyó computadoras y sistemas de aire acondicionado. En el lugar se encontraron explosivos que no llegaron a estallar, según reportes periodísticos.

La ciudad fronteriza de un poco más de 14.000 habitantes se convirtió en una zona hostil para el trabajo periodístico por el tráfico de drogas y la violencia derivada de la actividad ilícita.

Periodistas que prefirieron guardar el anonimato relataron que un día después de la violencia contra instalaciones policiales, la población prefirió el silencio y versiones coincidentes señalan que desconocidos amenazaron a reporteros interesados en obtener declaraciones de autoridades.

El periodista Javier Angulo de la Red Uno de Santa Cruz, en relación a lo sucedido con la prensa en la población de San Matías manifestó a la Unidad de Monitoreo de la ANP que los habitantes de San Matías son susceptibles con el trabajo de los reporteros. Recordó que en una anterior visita a la región, realizó su trabajo bajo custodia de las personas que apoyaron a la actividad informativa de su medio.

El periodista cruceño Hilton Coca, un afiliado a la Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz, reportó que trabajadores de la prensa de San Matías sufrieron amenazas durante la cobertura de este martes. “No podían acercase al lugar; al verlos tomar imágenes –desconocidos- se les acercaban para amenazarlos”.

Afirmó que esta no es la primera oportunidad en la que sucede el amedrentamiento. “Muchas veces, no sólo la libertad de prensa está en riesgo, sino las familias de los periodistas”.

Deja un comentario