En los últimos días, el senador de Unidad Demócrata (UD), Óscar Ortiz, informó que las reservas de gas boliviano se terminan y que las mismas solo «ascienden a 4,48 TCF (trillones de pies cúbicos)».

El mismo reporte de Ortiz da cuenta que las reservas probables serían de 2,95 TCF, y las reservas posibles llegarían a 1,78 TCF al 31 de diciembre de 2017.

Esta polémica surge unos días después de conocerse que Argentina optó por acudir al mercado chileno para abastecerse de gas, en lugar del gas boliviano.

Herland Soliz, secretario de Energía, Minas e Hidrocarburos  y Victor Hugo Añez, representante ante YPFB de la Gobernación de Santa Cruz, han expresado su preocupación por la falta de capacidad del Gobierno Nacional en cumplir con sus compromisos internacionales en la venta de gas, que tiene un déficit de más de 10 millones de metros cúbicos día de déficit en la producción al mercado.

Como representante ante el directorio de YPFB, Añez indicó que se envió una nota oficial al presidente de Yacimiento, con  todo el cronograma y los plazos para el informe de la certificación de las reservas de gas a la empresa adjudicada, y hasta la fecha no se ha tenido ninguna respuesta oficial.

“El orden general de la producción debería ser 64 millones de metros cúbicos día para cumplir los mercados a la Argentina y Brasil y tener los máximos ingresos, sin embargo existe actualmente 53.7 millones de metros cúbicos días, lo que significa un déficit de 10 millones de metros cúbicos que el Gobierno  no está pudiendo cumplir”, aseguró Victor Hugo Añez.

Por su lado, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, respondió que no es cierto las versiones emitidas por el senador Oscar Ortiz.

“El senador nuevamente le miente al país, al decir que Bolivia no tiene gas para vender a la Argentina, situación totalmente falsa. El precio del gas al que compra la Argentina a Chile está por encima de los $us 10, mientras que el precio de Bolivia está por los $us 6 el millar de BTU. En esta nueva negociación el precio debería estar indexado al GNL, para tener un precio mayor al actual.

El senador quiere que sigamos vendiendo al precio actual y eso no beneficia en nada al país”.

El funcionario de gobierno expresó que “la propuesta de Argentina de incrementar los volúmenes de compra de gas boliviano en la época de invierno surgió en una reunión con el ex Ministro de Energía y Minas, Juan José Aranguren, cuando nos planteó mejorar los precios y subir los volúmenes, hecho que no fue refrendado nunca.

Las últimas notas no formales nunca nos han dado un valor al millar de BTU´s, si no que daban los volúmenes con penalidades muy fuertes para Bolivia. Por eso hemos visto por conveniente no vender gas a Argentina”.

Asimismo, el ministro “me llama la atención como los opositores se preocupan por la situación de la Argentina y no del país. Actualmente, ese país tiene una deuda de dos meses impago (abril y mayo) por el gas exportado, pero la oposición no dice nada al respecto, no velan por el interés del país”.

En el tema referido a la producción, Sánchez explicó “la oposición lo que busca es confundir a la población entre la capacidad de producción y la nominación. Nos dicen que hemos bajado la producción, cuando el 2005 apenas la producción llegaba a 30 millones de metros cúbicos día (MMmcd), ahora nuestra capacidad de producción está por encima de los 60 MMmcd, las nominaciones de acuerdo a los mercados van variando, por ejemplo, ayer la nominación alcanzó los 55 MMmcd, nuestra capacidad instalada en plantas de procesamiento alcanza cerca a los 110 MMmcd. Produccion y nominación son cosas distintas”.

En el tema de reservas “el 2005, esta misma gente de oposición, nos han dicho que teníamos 27 TCF’s de reservas, cuando el gas no era de los bolivianos, ahora que es de los bolivianos dicen que es 3 TCF’s», dijo el funcionario de gobierno.

«El 2009 hicimos la cuantificación de reservas teníamos 9,9 TCF’s, para el 2013 teníamos 10,45 TCF’s, es decir que repusimos e incrementamos las mismas. En estos años hemos tenido un factor de reposición de 1 TCF aproximadamente, lo que supone que estamos reponiendo las reservas», explicó Sánchez.

A decir del ministro de Hidrocarburos, «Bolivia tiene un gran potencial hidrocarburífero, estamos trabajando con YPFB y las empresas petroleras para transformar los recursos en nuevas reservas de gas, la exploración para nosotros es una prioridad el primer semestre del 2018 se inició la perforación de los pozos exploratorios Los Monos-X12 (concluido a la fecha, al igual que los pozos Rio Grande-X1001 y Dorado Centro-X1), Caranda-X1005, Jaguar-X6 (en ejecución), y se continua con la perforación del pozo Boyuy-X2», enumeró el funcionario de gobierno.

Por otro lado Sánchez anunció que, «En las próximas semanas, se iniciará la perforación de los: pozos exploratorios Sipotindi-X1, Florida-X2, Aguarague Centro-X1, Rio Grande-X1003 y Ñancahuazu-X1, que en algunos casos, ya tienen obras civiles prácticamente concluidas, estos proyectos permitirán incrementar las reservas y por ende garantizar los recursos económicos para los próximos años”.

Deja un comentario