Hoy (07.04.2020) un grupo de 300 supuestos bolivianos llegaron hasta el poblado fronterizo de Colchane procedentes de Chile con la intención de ingresar a territorio de Pisiga, Bolivia, donde el gobierno nacional en los pasados días instaló a otros 480 connacionales en un campamento habilitado para la cuarentena preventiva por el coronavirus.

El último grupo de bolivianos que arribó hasta la frontera de Bolivia, pese haber sido cerrado la misma, hoy intentó cruzar el límite territorial boliviano-chileno a la fuerza, por lo que fueron contenidos con gases lacrimógenos por los efectivos de las Fuerzas Armadas de nación. 

Al respecto el director general de Migración, Marcel Rivas, acusó al segundo grupo de bolivianos que intentaron forzar el ingreso a territorio boliviano de haber planificado romper la cuarentena decretada por el Gobierno de Bolivia para contrarrestar el impacto de la pandemia del coronavirus COVID-19.

“Estos son los ciudadanos que quieren atacar el centro de cuarentena en Pisiga, los que planificaron romper la cuarentena del departamento de Oruro y buscan desestabilizar al país. Muchos son militantes y simpatizantes del MAS, con residencia en Chile dónde se encuentra su familia”, manifestó Rivas en Twitter.

La mañana de hoy el grupo de 300 personas provocaron a los militares con arengas y lanzando piedras y botellas, exigiendo se permita su paso hasta el campamento ‘Tata Santiago’ instalado en Pisiga, donde se encuentran el primer grupo de 480 bolivianos desde el 4 de abril.

Ante la provocación de los civiles, los militares respondieron con agentes químicos y disparos al aire para dispersarlos. En medio de la trifulca se mencionó que uno de los civiles habría intentado arrebatar un fusil a uno de los soldados por lo que se anticipa que habría personas detenidas por haber incitado a la violencia.

Ayer el director de Migración había asegurado que tienen identificadas a cinco personas que sospechosamente reunieron a un grupo y llegaron sin equipaje hasta el punto fronterizo; «han recibido dinero para hacer todo este trabajo», acusó Rivas.

“Son aproximadamente 300 ciudadanos, aquí hay que ser claro, esto lo está manejando políticamente para movilizar gente, hay muchos que son bolivianos residentes en Chile que tienen sus casas, tienen todo, ya tenemos identificados los cuadros del Movimiento al Socialismo que han estado generando este problema”, declaró el director de Migración en Pisiga.

Sobre lo sucedido la tarde de este martes, el alcalde de Colchane, Javier García, pidió a las autoridades de su país tomar cartas en el asunto para evitar este tipo de enfrentamiento.

Deja un comentario