El expresidente Carlos Mesa no aceptó la amnistía determinada hoy (27.09.2018) a su favor, por el presidente Evo Morales, por el juicio de responsabilidades impulsado por el gobierno por el caso Quiborax.

«Aprecio el gesto del Presidente. Pero no acepto la presunción de culpabilidad. En el caso Quiborax no solo no tengo responsabilidad alguna, soy yo quien acusa a los verdaderos culpables. Finalmente, el juicio no ha sido siquiera considerado por la ALP», manifestó Mesa en su cuenta de Twitter.

El juicio de responsabilidades fue iniciado por la Procuraduría General del Estado, tras perder el juicio con Quiborax, en el ámbito del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).

La amnistía dictada por el presidente Morales, también incluye al expresidente Jorge Quiroga por el juicio de responsabilidades del caso petrocontratos, tapien promovido por el gobierno.

Carlos Alarcón, abogado del expresidente Mesa cuestionó la amnistía determinada por el gobierno a favor de su cliente porque el juicio de responsabilidades no fue iniciado en la Asamblea Legislativa (parlamento), entonces, no existe una sentencia.

En el caso del expresidente Jorge Quiroga si podía proceder porque él tiene un juicio en curso, pero tampoco tiene una sentencia.

Quiroga es procesado por denuncia de Evo Morales, que en 2005 lo acusó de establecer contratos petroleros sin el aval del Congreso.

El exmandatario desestimo ser «amnistiado» por Evo Morales, más por el contrario considera que el actual mandatario debería condecorarlo porque en su gestión de gobierno se descubrió el campo Aquío-Incahuasi, que fue inaugurado con celebraciones por Morales y que se constituye en uno de los principales yacimientos que puede proveer gas a países vecinos. .

“Yo no tengo nada de que ser amnistiado, si hubiera justicia y democracia en Bolivia, Tuto Quiroga debía estar condecorado, porque el único descubrimiento en 12 años de un Gobierno incapaz que se ha hecho en un campo gasífero es el de Aquío-Incahuasi”, dijo Quiroga.

El expresidente de Bolivia, Carlos de Mesa firmó en 2003 un decreto que liberaba de un proceso penal a los dirigentes que impulsaron las protestas de octubre negro, unos años después escribió sobre los alcances de su decisión.

“Amnistía no es igual a indulto”, escribió en 2011 el expresidente Carlos de Mesa para referirse a la polémica en torno al decreto que firmó en 2003 a favor de los dirigentes que encabezaron las protestas de octubre de ese año y que provocaron la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada.

Deja un comentario