- Advertisement -spot_img
InicioNoticia¿Cuál fue el pecado original de Eva para que decidiera abandonar el...

¿Cuál fue el pecado original de Eva para que decidiera abandonar el paraíso?

- Advertisement -spot_img

El lunes 28 de diciembre de 2020, de seguro será recordado como uno de los días más críticos por la exsenadora Eva Mónica Copa Murga, porque le tocó tomar la decisión de abandonar su espacio de confort, como fue hasta entonces, su partido el Movimiento al Socialismo (MAS), donde nació a la vida política y pública.

“Estoy muy agradecida con todos por el acompañamiento. He tenido que tomar esta decisión porque no hay oportunidades para nosotros, lamentablemente unas cuantas personas han decidido el futuro de mi ciudad y esto es El Alto, y los que están detrás de mi van a elegir quien va a ser su alcalde”, manifestó Copa, cuando llegó al Tribunal Electoral para inscribir su aspiración de sentarse en el sillón principal de su ciudad natal, El Alto.

Eva vivía feliz en su paraíso, en medio de árboles de manzanas y víboras, mientras permanecía en el anonimato antes de ser posesionada como Presidenta de la Cámara de Senadores, la primera quincena del mes de noviembre del 2019. Eva fue feliz a la sombra de los dictámenes del «jefazo» y su «cerco» más estrecho del «cártel de la mentira». Eva era feliz mientras era una de las que bajaba la cabeza para «acatar orgánicamente» el «dedazo» del entorno cercano del «jefazo».

Eva fue una de las pocas militantes que no abandonó el barco del MAS, cuando este se hundía por las malas decisiones tomadas por el «Jefazo», su entorno cercano y los pocos privilegiados incrustados en los ministerios, en la Cámara de Senadores y en la Cámara de Diputados, en la primera quincena del mes de noviembre del 2019. Ella sacó cabeza y con voz propia intentó llevar a buen puerto al MAS, mientras el «Jefazo» ya había huido en avión militar enviado por el oficioso embajador de México, Marcelo Ebrard, el 11 de noviembre del 2019. El «Jefazo» no pudo aguantar ni 24 horas a los mosquitos del monte en su bastión, el Chapare.

En esos mismos días, también las renuncias de los pocos privilegiados de la élite del MAS llovieron en las redes sociales de Twitter y Facebook, todos huyeron se pusieron a buen recaudo y quienes quedaron atrás para intentar salvar al MAS fueron pocos a la cabeza de la senadora por El Alto, Eva Copa. La postura libre pensante y alterna a ese MAS, donde las mayorías se someten al capricho del «Jefazo» y su entorno del «cartel de la mentira», obviamente que no gustó nada, hasta en eso, los viejos políticos masistas vieron a los pelos del «imperio» o, lo que ellos mismos denostan como la «derecha vende patria».

Queda claro que, el MAS es un partido que no acepta nuevos liderazgos en sus filas que le haga sombra y mucho menos le contradiga al «Jefazo». En el MAS nadie debe faltar a la ley del sometimiento camuflado bajo la consigna de que en ese partido «todos actúan orgánicamente». En este partido «el ser orgánicos» es sinónimo de sometimiento a los designios de los pocos privilegiados que integran la élite del MAS. Entonces ¿cómo ser consecuente con las bases que reclaman mejorar sus condiciones de vida, cuando a esa élite lo que menos le interesa es el bienestar del pueblo?.

¿Cuál fue el pecado original de Eva?

Tras un año a la cabeza de la Asamblea Legislativa, Eva Copa estaba decidida a no seguir siendo la sombra de ningún caudillo que movía sus hilos desde la comodidad de su mansión en Buenos Aires, Argentina. Ella quería ser la Alcaldesa de la ciudad que la vio nacer, se la merecía por haberse puesto en la acera al frente del gobierno transitorio de Jeanine Áñez, sin embargo, sus viejos correligionarios que obedecen ciegamente los designios de su viejo caudillo no estaban dispuestos a apoyarla, en su campaña para recuperar la Alcaldía de otro de sus bastiones.

El último fin de semana, el comité de viejos dirigentes integrantes de esa vieja élite masista a la cabeza de Rodolfo Machaca, se reunió con los precandidatos a la Alcaldía de la ciudad de El Alto. Según Zacarías Maquera, debatieron todos los precandidatos entre si, recibiendo apoyos y suscitándose declinaciones de candidaturas. «No se han metido ni dirigentes nacionales, ni departamentales, nos han dejado a nosotros que debatamos, ellos se han salido afuera y entre precandidatos hemos debatido. Y mucha gente dice dedazo, dedo, dedo», aseveró Maquera a radio Fides, quien ya fue concejal municipal, hasta Alcalde interino de El Alto, sin dejar huella en su gestión.

Pero la verdad de la elección del dirigente de la población que viven en los bordes la ciudad de El Alto, como candidato del MAS a la Alcaldía, no la develaría él mismo, sino el diputado de ese partido Renán Cabezas, en una entrevista con la televisora Unitel de La Paz. Este asambleísta de la bancada del MAS apareción en la pantalla chica después de que Copa se mostró sacandose el chaleco azul para colocarse otro de colores rojo y verde que corresponden a la agrupación JALLALLA La Paz.

Renan Cabezas dijo que Eva Copa no fue elegida como candidata a Alcaldesa de El Alto, porque ella, en una entrevista de una radio local, no declaró que la caída de Evo Morales fue un «golpe de Estado», ella no fue claro en ese tema, tal como era el discurso de la élite masistas. Esto fue determinante al momento de marginarla y dar su apoyo a un viejo dirigente cuyas bases están en los márgenes de El Alto.

El MAS repite sin éxito como consigna, la postverdad del «golpe de Estado» ideada por los viejos políticos de ese partido, intentan posicionar ese discurso para salvar a Evo Morales del informe del «fraude electoral» emitido por la OEA y del incumplimiento de deberes, al abandonar la Presidencia por más de 48 horas posteriores a su renuncia del domingo 10 de noviembre del 2019, en medio del caos y la confrontación civil en las principales ciudades de Bolivia, donde se quemaban, saqueaban oficinas policiales y se sembraba el terror en los barrios periféricos de esa urbes.

Eva Copa no fue candidata a Alcaldesa de El Alto por el MAS, porque no complació en el discurso del «golpe de Estado» a esos viejos políticos, con la mentalidad arraigada en el caudillismo de su «jefazo», quien por cierto, hasta ahora, no aclaró las acusaciones de pedofilia que le fueron endilgados, mientras permaneció refugiado bajo las alas del Kirchnerismo argentino.

Ahora, algunos detractores se rasgan las vestiduras dentro del MAS por la elección realizada por Eva Copa, llegando a tacharla de «traidora» e incluso esgrimiendo argumentos para perfilar una «expulsión del partido», como cachorros de las nuevas formas de regímenes autoritarios dentro de la línea ideológica del «socialismo del siglo XXI». No será necesario una expulsión del partido, porque Copa ya se fue, ya dejó el MAS, una expulsión a alguien que ya se fue, está bien como berrinche, está bien como espectáculo, como show de la prensa amarillista, pero esa acción no cambiará el curso de la historia de la ciudad de El Alto, ciudad que no ha recibido hasta ahora ningún beneficio, siendo el bastión de votantes del MAS.

El MAS dice que es «el partido más grande de la historia boliviana», El MAS dice tener más de 991.000 militantes registrados en el Órgano Electoral. Entonces, ¿por qué han sido tan pocos los privilegiados que siempre han ocupado y han rotan en los cargos públicos a lo largo de los 14 años de gobierno de Evo Morales?.

Para los bolivianos no es difícil enumerar a esos pocos privilegiados que han ocupado y rotado en los cargos públicos y conforman la élite del MAS. Evo Morales (diputado, Presidente) en primer lugar, Álvaro García (Vicepresidente), en segundo lugar, ahí está Juan Ramón Quintana (Ministro, Embajador); Carlos Romero (Senador, Ministro); Gabriela Montaño (Senadora, Diputada y Ministra); Alfredo Rada (Ministro, Viceministro); Álvaro Terrazas Peláez (Viceministro), Luis Arce (Ministro, Presidente); Diego Pary (Embajador, Canciller); así sucesivamente.

Así es como hacen política los políticos en Bolivia. ¿Quien pone las manos al fuego por ellos?.

Con relación al tema de hoy: quienes no vivimos en El Alto seguimos esperando que los alteños y alteñas despierten de ese letargo en el que el MAS lo ha sometido. El resto del territorio boliviano necesita que El Alto se desarrolle, progrese, para que deje de ser el problema que genera marchas, bloqueos y convulsiones sociales, que lo único que hacen es acentuar la injusticia social boliviana.

———–

El ver o analizar en Causa & Efecto a la realidad boliviana nos ayudará a todos a encontrar las soluciones a los problemas sociales, sino estaremos condenados a seguir repitiendo los errores.

- Advertisement -spot_img
Javier Alanocahttps://www.javieralanoca.com
Freelance Periodismo Independiente
- Advertisement -spot_img
Sígueme en las Redes Sociales
90FansMe gusta
878SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
Must Read
- Advertisement -spot_img
Related News
- Advertisement -spot_img

Deja un comentario