- Advertisement -spot_img
InicioNoticiasPolicía/DefensaDenuncian que niños escolares viven aterrorizados en medio de la guerra entre...

Denuncian que niños escolares viven aterrorizados en medio de la guerra entre policías y cocaleros a causa del mercado ilegal

- Advertisement -spot_img

Foto cortesía Unitel

La guerra liberada en las calles de Villa Fátima y Villa el Carmen de La Paz, entre uniformados de la policías estatal y los productores de la coca legal de los Yungas, genera miedo y terror en los niños escolares que asisten a las escuelas y otros que participan de sus clases de forma virtual desde sus domicilios. 

Esta dramática situación lo vienen sufriendo los infantes desde hace cuatro semanas, momento en que los cocaleros legales afiliados a la Asociación Departamental de Productores de Coca de los Yungas (ADEPCOCA) iniciaron sus movilizaciones exigiendo al Gobierno de Luis Arce cumplir la Ley en el cierre del mercado ilegal creado por Arnold Alanez.

La violencia ejercitada por los movilizados y la Policía Boliviana es tal que los niños viven atemorizados y aterrorizados por los gases lacrimógenos y las explosiones de dinamitas en inmediaciones de sus domicilios. La profesora Rosario Chulver de la unidad educativa Irene Nava del Castillo del barrio Villa el Carmen, donde está emplazado el mercado ilegal de Alanez, relató el terror que los niños sufren con la guerra de gases y dinamitas liberada en sus calles.

«Están temerosos nuestros niños, se encuentran temerosos porque (en) las clases virtuales que pasábamos sonaban las dinamitas a las 11:00, 11:30 la anterior semana, mis niños gritaba, decían ‘profesora están sonando bombas afuera’ o sea ellos no dicen dinamita, por la edad que tienen. Entonces yo les decía, métanse bajo su mesa o váyanse a un lugar donde no haya es ruido, busquen un lugar oculto, díganle a la mamá que les tape los oídos», relato Chulver.

La impotencia de los maestros frente al abuso de los policías y los movilizados es tal, que algunos de ellos han implementado en sus aulas acciones «transversales» al pensum como los simulacros ante la eventualidad de que ingresen los gases lacrimógenos en las aulas de los niños o que exploten dinamitas en las cercanías.

El profesor Félix Paucara de la misma unidad educativa Irene Nava del Castillo, relata que instruyeron a los niños a tenderse en el piso ante la alerta de gas lacrimógeno en el aula escolar, con la idea de que el gas se eleven por encima de los niños y no llegue a asfixiarlos. Y en el caso de las dinamitas, relata que han instruido a los escolares a cubrirse los oídos y a esconderse bajo los pupitres para no sufrir lesiones por la detonación del explosivo. 

«A ver muchachos, esto es lo que tenemos que hacer en caso de urgencia, cuando llegue gas: ¡muchachos gas, gas protéjanse!, los muchachos de bajo las mesas, los bancos, toditos nos protegemos, hasta que el gas pueda esparcir, pueda aliviar el medio ambiente», expuso Paucara.

Estos insólitos simulacros implementados por algunos maestros de la zona de guerra en Villa el Carmen de la ciudad de La Paz, solo eran visto en televisión de hechos ocurridos en paises en guerra o paises que sufren ataques con misiles, nunca antes había ocurrido en Bolivia.

Según el Gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS), cerca de 10.000 estudiantes de 17 unidades educativas de Villa Fátima y Villa El Carmen, de la sede de gobierno, son afectados por la guerra entre policías y cocalero yungueños que demandan a Luis Arce Catacora cumplir la Ley y cerrar el mercado ilegal instalado por el Arnold Alanez, afín al MAS.

“Casi cerca de 10 mil estudiantes y 17 unidades educativas están perjudicados en el avance de contenidos y afectados psicológica y físicamente, y el padre de familia también tiene que estar corriendo cargados de sus hijos en medio del humo provocados por los gases”, dijo el director distrital de Educación, Bernabé Yampita.

El conflicto cocalero en Villa Fátima y Villa el Carmen inició hace cuatro semanas y fue provocado por el mismo Gobierno de Luis Arce, quien avaló el mercado ilegal de Arnold Alanes, con la presencia de funcionarios del gobierno que otorgaban permisos, sellaban hojas de ruta y realizaban trabajos de control en ese mercado.

El conflicto de los cocaleros de los Yungas sería solucionado y volvería la paz a los vecinos de Villa Fátima y Villa el Carmen, si el Gobierno en cumplimiento de la Ley, cerrara definitivamente el mercado ilegal de Arnold Alanez. Es competencia del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierra impedir el funcionamiento de mercados ilegales, que no sean los dos mercados legales de la coca autorizados en Vill Fátima de La Paz y la Sacaba en el departamento de Cochabamba.

GPA/rc

Copyright© 2022

- Advertisement -spot_img
Javier Alanoca
Javier Alanocahttps://www.javieralanoca.com
Freelance Periodismo Independiente
- Advertisement -spot_img
Stay Connected
[td_block_social_counter facebook="#" manual_count_facebook="16985" manual_count_twitter="2458" twitter="#" youtube="#" manual_count_youtube="61453" style="style3 td-social-colored" f_counters_font_family="450" f_network_font_family="450" f_network_font_weight="700" f_btn_font_family="450" f_btn_font_weight="700" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLWJvdHRvbSI6IjMwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]
Must Read
- Advertisement -spot_img

13.22

11.2

12.47

Related News
- Advertisement -spot_img