DILEMA EN MÍ…DILEMA EN BOLIVIA

#LiberenAlZorroAntonio o ¿porqué tanta maldad con la naturaleza?. Emotivamente mi reacción primaria fue #LiberenAlZorroAntonio porque el animal silvestre y la familia eran felices juntos, habían establecido un vínculo en aproximadamente 10 meses de vivir juntos.

Pero después de la primera emoción viene la reflexión porque alguien argumentó que el zorro, así le llamen Antonio (Banderas), seguirá siendo lo que es: un zorro, un animal silvestre, especie en el que no despertará la conciencia sino su INSTINTO, y puede atacar, como advertencia a una tragedia.

Pero… ahora…

Por unos instantes extrapolemos para entender a la Naturaleza. Siempre es bueno ponerse en los zapatos de otro, en este caso de Antonio, aunque el zorro no tenga unos pares de zaparos.

En el caso de este zorro, lo que ha ocurrido es un intento de domesticar a un animal salvage, ahí hubo el intento de los humanos de humanizarlo al zorro al darle el nombre de Antonio, el nombre de un humano. Algo común en las manifestaciones del humano hacia los animales y hacia todo lo que le rodea.

Ahora… rehaciendo la historia de Tarzan (ciencia ficción), cambiemos los papeles en la alienación de la naturales de los dos seres vivos: hombre y zorro. Intercambiemos las acciones de las dos especies -basados en lo ocurrido en la ciencia ficción- para entender la tragedia del zorro Antonio.

¿Qué tal sí en lugar de que el zorro haya sido «secuestrado de su naturaleza» , se secuestra al niño bebé de su cuna humana para ser arrastrado hasta la madriguera del animal silvestre y es criado como un zorrito más de esa familia silvestre?.

Para quienes ya hemos visto el origen de Tarzan, esta hipótesis del zorro criando a un humano, solo ya es un vejavu, porque en la película una manada de simios se hacen cargo del niño John Clayton III, tras el motín registrado en el barco en el que viajaba con su padres hacia África, a finales del siglo XIX.

Pero… ¿no les parece salvaje que un zorro secuestre de su vida citadina a un humano para darle otra identidad, contraria a su naturaleza… -redundo- al intentar darle la vida de un animal silvestre a un humano?.

En la historia de Tarzan, el niño John Clayton III, que fue buscado por años en la isla donde fue abandonado tras la muerte de sus padres, retorna a la civilización en Escocia, cuando ya era todo un hombre. Sin embargo, John Clayton III heredero de una fortuna, ya no reconoce como su habitat a la metrópoli sembrada de casas y decide retornar a la selva con los monos, donde pasó su niñez y parte de su juventud.

En la historia del zorro Antonio, el animal silvestre, fue rescatado hace aproximadamente 10 meses de las manos violentas de los comunarios que ya habían matado a su madre y se predisponían a hacer lo mismo con este cachorro que hoy se llama Antonio, y que hasta hace una semana ya vivía como un perro en la ciudad de Oruro: ya era un citadino el zorro, aunque su naturaleza salvage está «camuflada» en su genética.

Los expertos en fauna silvestre aseguran que el zorro Antonio no podría sobrevivir en su habitad natural, porque Antonio no sabe casar e incluso le cambiaron su horarios de trabajo, del nocturno al diurno.

Así como se ve de dramático que John Clayton III ya convertido en Tarzan, el hombre mono, no se pudo reinsertar en la civilización de los humanos, pues, es una verdadera tragedia que el zorro Antonio no pueda reinsertarse en las manada de los zorros andinos que recorren en cacería el altiplano de Sudamerica, y formar familia y reproducirse con una, de su propia especie.

El zorro andino es un animal silvestre, regulador en la naturaleza. Con su instinto natural de alimentarse evita que roedores y otros bichos invadan el medio ambiente, donde el ser humano es, solo una especie más.

LEY DEL MEDIO AMBIENTE DE BOLIVIA DEL 23 DE MARZO DE 1992

Los Artículos 52, 54 y 57 de la Ley Nº 1333, de 27 de abril de 1992, de Medio Ambiente, prevén que el Estado y la sociedad deben velar por la protección, conservación y restauración de la fauna y flora silvestre, en especial las especies endémicas, de distribución restringida, amenazadas y en peligro de extinción…

Deja un comentario