El secreto de las nueces para prevenir enfermedades cerebrales y Alzheimer

0
457

El consumo de las nueces es muy baja en la diete de las personas en toda la Tierra, pese a sus importantes beneficio para el cerebro.

La nuez es un fruto seco, así como lo son las almendras y las avellanas. Se ha descubierto que son muchas las propiedades beneficas que poseen los frutos secos, como el ser un Antioxidantes, y contener vitaminas, grasas saludables, entre otros.

Entre los frutos secos más populares se encuentran las almendras, las avellanas y las nueces, estando el consumo de estas últimas estrechamente vinculado a los beneficios para nuestro cerebro.

¿Por qué son tan saludables las nueces para nuestro cerebro? Contienen numerosas vitaminas y minerales entre los que destaca su alto contenido en vitamina E, con un alto efecto antioxidante. Asimismo, es una rica fuente de ácidos grasos poliinsaturados como el omega 3 y el omega 6, esenciales para la función neuronal y el sistema nervioso central.

Los antioxidantes son sustancias que protegen a las células y tejidos de otras sustancias oxidantes susceptibles de provocar enfermedades como el cáncer o el alzhéimer. Así, introducir alimentos que nos aporten antioxidantes permitirá a nuestro organismo contrarrestar los efectos de los agentes oxidantes.

Las nueces, además, contienen ácido fólico, que impide que aumenten los niveles de homocisteína en sangre, disminuyendo así el riesgo de enfermedades cerebrovasculares.

Las nueces ayudan a desarrollar la memoria y favorecen el aprendizaje, además, son un antidepresivo natural ya que su alto contenido en omega 3 favorece la producción de serotonina, sustancia que aumenta la sensación de bienestar y felicidad.

Otra de sus virtudes tiene que ver con el descanso. Son una excelente fuente de melatonina, un antioxidante que favorece el sueño, un descanso reparador es esencial para la regeneración de nuestro organismo y para afrontar la nueva jornada totalmente repuestos.

Las nueces son un súper alimento que debería estar presente en nuestra dieta. Una de sus ventajas a la hora de consumirlas es que, además de solas, es muy fácil combinarlas con otro tipo de alimentos: en ensalada, con un yogur, con queso, frutas o incluso utilizar su aceite como aderezo.

Dicen que la naturaleza es sabia, yo lo creo, y supongo que habéis visto que las nueces se parecen al cerebro, quizá sea porque las nueces tienen unos beneficios demostrados y directos  sobre el cerebro.

Ahora mismo por aquí es época de consumo,  así que os cuento lo beneficiosas  que son para que las tengáis en vuestra lista de la compra de modo habitual.

Aquí he descrito los mayores beneficios a nivel cerebral, aunque posee muchos más beneficios sobre otros sistemas y sobre el cuerpo.

La recomendación es comer nueces a diario, ya que ayudan a contrarrestar el declive cognitivo. Es adecuado consumir una pequeña  cantidad, se dice que unas tres  nueces, o lo que te cabe en tu puño.

Hasta  que no se conozca otra forma de atacar a las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, debemos hacer mayor hincapié en la prevención de las enfermedades.

Recordar que este alimento es sólo una pequeña ayuda, haya muchos más alimentos y factores que controlar para realizar adecuadamente un programa de activación del cerebro y prevención del  Alzheimer.