Carlos Enrique Cruz, ‘Loquito’; Aguilera y Ángel Durán Apaza, ‘diablo’

Dos hombre de Santa Cruz destruyeron sus vidas en menos de 4 días, por asesinar a un joven solo para robarle el celular que lo vendieron en 200 bolivianos.

Ángel Durán Apaza y Carlos Enrique Cruz Aguilera, vivirán en la cárcel de Palmasola de Santa Cruz por los próximo 30 años, después de confesar que asesinaron a joven de 22 años solo para robarle el celular, informó el fiscal Departamental de Santa Cruz, Freddy Larrea.

«El hecho se registró la noche del 9 de junio del presente año en el Barrio Urkupiña de la ciudad de Montero, cuando la víctima recibió un disparo de arma de fuego en la cabeza momentos en que forcejeaba para evitar que le roben su celular», explicó, citado en un boletín institucional.

A las 21h00 del sábado Rodrigo Ribera Subirana de 22 años de edad salió de su casa en la ciudad de Montero, hacia la tienda para recargar crédito para llamadas telefónicas. En esa circunstancia fue abordado por Carlos Enrique Cruz Aguilera, quien no dudo en dispararle en el rostro con el fin de robarle el celular.

Rodrigo falleció 24 horas después de recibir un impacto de bala que quedó alojado en su cerebro.

Todo el dramático asesinato de este joven de 22 años fue grabado por cámaras de seguridad de la tienda, donde ocurrió el asalto. Con este elemento y el gps del celular que fue robado, la Policía ubicó y detuvo a los dos delincuentes apodados como el ‘diablo’ y el ‘Loquito’.

Ambos hombre deben cumplir la sentencia de 30 años de cárcel sin derecho a indulto en la cárcel de Palmasola, tras haberse sometido a un juicio abreviado. La audiencia se desarrolló en el Juzgado Primero de Instrucción Cautelar de Montero.

De acuerdo con el cuaderno de investigación, la noche del 9 de junio Durán Apaza y Cruz Aguilera se encontraban circulando por las calles de Montero en busca de una víctima, situación que se dio a las 21h15 cuando Rodrigo Ribera se acercó a una tienda con un celular en la mano.

«Ángel Durán conducía la motocicleta y Carlos Enrique Cruz estaba como pasajero portando un revolver con municiones. Ambos se detienen frente a una tienda en la Avenida Cupesí y luego de observar a la víctima, uno de ellos lo intercepta», agregó.

Larrea reveló que el informe establece que Carlos Enrique Cruz se bajó de la moto y con el revolver en la mano se dirigió a la tienda donde se encontraba Rodrigo Ribera, llegó por atrás y le apuntó con el arma en la cabeza.

«La víctima se resiste y es cuando recibe el disparo de arma de fuego en la cabeza. El victimario toma el celular, sube a la moto y se va junto a su compañero con rumbo desconocido», añadió.

Deja un comentario