foto cortesía Erbol

Hoy aproximadamente 40 mujeres, pese a padecer la grave enfermedad del cáncer, marcharon desde el Hospital de Clínicas de La Paz hasta las inmediaciones del puente de las Américas para asumir la medida de la crucifixión.

El motivo para esta extrema medida es el abandono del Gobierno a los pacientes, que desde hace tres meses no cuentan con una Unidad de Oncología con los equipos de tratamiento.

Paciente y representantes afirman que los paciente y sus familias está desesperadas porque el Gobierno prefiere priorizar los recursos económicos públicos en su nuevo palacio conocido como la “casa del pueblo” y en construir canchitas con césped sintético que, en atender de forma urgente a los enfermos con cáncer.

“Yo estoy dos años y ya voy a tres. Ahora yo por ejemplo ya he terminado la quimioterapia, ahora lo que necesito es la Radioterapia y apenas tengo 20 días para hacer la Radioterapia y no hay apoyo. (Si) la Radioterapia puede funcionar aquí en el Hospital, ya hubiera entrado, sigo esperando y apenas tengo 20 días, dijo otra de las mujeres con cáncer.

“Yo estoy esperando desde febrero pero hasta ahora no nos está atendiendo. Según dice no hay doctores, han denunciado, así no más. No sé qué pensará nuestro Presidente… a veces… yo estoy molesta, yo soy madre sola, eso es. No sé qué hacer a veces yo, de rabia no sé. Cuánto nos hace esperar, en vano venimos a veces. De nuevo tengo que hacer mis tratamientos para entrar a Radioterapia”, dijo una señora de pollera.

“A veces no sé qué hacer, a veces digo el Presidente (Evo Morales), bien feliz andándose (mientras que) nosotros aquí estamos caminando, a veces no vengo. Yo soy de El Alto, estoy en camino en Viacha”, acotó esta mujer de pollera con cáncer, que marchaba con carteles hacia el puente de Las Américas.

Desde el año 2015 paciente con la enfermedad del cáncer en La Paz iniciaron una serie de movilizaciones demandando a las autoridades la compra de un Acelerador Lineal para la Unidad de Oncología del Hospital de Clínicas, para contrarrestar el avance de las metástasis.

Y la mayoría de los pacientes con cáncer, sino es el 100%, son mujeres, madres de familia, mujeres humildes de pollera, mujeres alteñas, mujeres campesinas. Es que el Cáncer de Cuello Uterino (CACU), es el principal causante de la tragedia de la mujeres en el departamento paceño.

Algunas medidas preventivas desarrolladas por el Gobierno, como las campañas de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), causante del Cáncer de Cuello Uterino, no han tenido su impacto en esta población adulta de mujeres, la mayoría madres de familia, porque el periodo de transición de la adolescencia a la juventud, edad reproductiva, no recibieron la vacuna correspondiente, ya sea porque no existía, porqué no llega a las comunidades campesinas, o ya sea porque nadie se ocupó de informar sobre esa enfermedad.

Para estas mujeres humildes, descubrir que tienen cáncer es como una sentencia de muerte, porque en Bolivia no existe ninguna política de protección o apoyo; el tratamiento de la enfermedad del cáncer es muy costosa y de por vida.

“Al no haber atención realmente están desesperados, ¿la gente dónde va ir?. Ha gente que no tiene recursos económico, ¿dónde va ir esta gente?, porque no tienen recursos económicos ¿están condenados a morir?, ¿por qué no ponen soluciones nuestras autoridades?, se ha pedido hace cuántos años el Acelerador Lineal. Ahora lo van hacer el Ministerio (de Salud) pero nos dicen que va demorar por lo menos dos años”, dijo hoy en el puente de Las Américas, la representante de la Asociación de Pacientes con Cáncer del Hospital de Clínicas, Rosario Calle.

Betty es otra mujer con cáncer y ella da su testimonio de sobre el costo del tratamiento. “Hice todo lo que me han dicho para tratarme, en ese tiempo gasté mucha plata. Cada semana he gastado para la quimioterapia 1.000 bolivianos, para la radioterapia 8.000 bolivianos y para la braquiterapia gasté 3.000”, nos relata.

Pese a las muchas movilizaciones de protesta, la entonces Ministra de Salud, Ariana Campero, deslindó la responsabilidad del Gobierno en la compra del Acelerador Lineal para la atención de la mujeres con cáncer, la funcionaria de Gobierno afirmó que esa era responsabilidad del Servicio Departamental de Salud (SEDES), La Paz.

Por su lado, desde la Gobernación de La Paz se declaro la imposibilidad de comprar todo el equipamiento para la Unidad de Oncología del Hospital de Clínicas porque el presupuesto departamental es ,uy reducido además de sufrir una asfixia económica por parte del Gobierno nacional que demanda recursos económicos para cofinancias sus propios proyectos en el territorio paceño.

En agosto del 20015 el exministro de Salud, Guillermo Cuentas, el había manifestado que un acelerador lineal cuesta entre 800 mil y 2 millones de dólares. Sin embargo el director del Servicio Departamental de Salud, Ramiro Gutiérrez, de ese entonces, estimó que el equipo está cotizado 5 a 7 millones de dólares.

La situación presupuestaria de la Gobernación paceña no ha cambiado hoy, pese a ser declarada Bolivia un Estado autonómico, los recursos económicos siguen siendo centralizados en un 80% por el Gobierno de Evo Morales.

Los pacientes lamentaron la “falta de respeto y de apoyo” de las autoridades nacionales. Por esa razón, hoy decidieron marchar y crucificarse en el puente de Las Américas de La Paz.

En abril del año 2017, los enfermos con cáncer salieron a las calles en demanda de la compra de ese equipo para el tratamiento de esa patología, ya que un año 2016, el Gobierno se comprometió en otorgar 10 millones de dólares para esa adquisición.

Luego de una larga lucha, la entonces Ministra de Salud, Ariana Campero, se reunió con los pacientes y acordaron que con un equipo que se conformó acelerarían la compra de este equipo.

“Nos dijeron que en octubre lanzarían la licitación, luego en noviembre, después  en diciembre y hasta ahora nada. Y ahora nos dicen que no hay tal proyecto y que debemos esperar al menos ocho meses hasta que se concluya. No puede ser, se están haciendo la burla de nosotros”, lamentó la representante Rosario Calle.

“¿Cuánto tiempo más esperaremos, cuántas personas más seguirán  muriendo?, reprochó Calle y aseguró  que cada mes cerca de 30 personas fallecen con cáncer y unos 40  son diagnosticados con la patología.

Los pacientes aseguran  que si no son escuchados por las autoridades asumirán otras medidas de presión más drásticas, porque no pueden sentarse “de manos cruzadas” esperando que se adquiera el acelerador lineal.

“Mucha gente viene a sufrir a este nosocomio porque vienen con cáncer, pero debido al tratamiento deben exponer sus órganos a que también salgan afectados por los rayos de radioterapia”, sostiene  Calle.

En medio de todas estas movilizaciones el presidente Evo Morales se apresta a inaugurar un nuevo Palacio de Gobierno con una inversión aproximada de 34 millones de dólares americanos.

Pese a las críticas generadas al interior de Bolivia y fuera del país, Evo Morales a anunciado este fin de semana que seguirá construyendo edificios para el funcionamiento de oficinas gubernamentales porque el costo por alquileres es alto.

Evo Morales dijo, durante la entrega de un centro productivo en Tarija, que nuevamente las oligarquías han cuestionado (…). Todavía gastamos 20 millones de dólares año por alquileres en La Paz”.

“Quiero que sepa la derecha, vamos a seguir construyendo más edificios para acabar con el inquilinato y La Paz merece como sede de Gobierno”, manifestó un encaprichado Evo Morales.

Deja un comentario