Hantavirus cobra la vida de dos militares de Sanandita y deja otros 84 en observación

0
414

El secretario de Desarrollo Humano de la Alcaldía de Santa Cruz, Fernando Sattori, reportó el domingo la muerte de dos uniformados de la Escuela de Cóndores Bolivianos de Sanandita, en Tarija, debido al brote de hantavirus.

«Nos han informado que dos personas han fallecido, que ya habían dado positivo de este mal, se está haciendo todo lo necesario para determinar, para ver si (los demás) están contagiados o están libres», informó a los periodistas.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, confirmó que los dos fallecidos son subtenientes y hay decenas de efectivos que están en aislamiento. Dijo que junto al Ministerio de Salud determinaron poner en cuarentena a la Escuela de Cóndores de Sanandita.

Según Sattori, otros 84 uniformados de Sanandita llegaron a Santa Cruz para ser evaluados y tratados si se confirma que también fueron contagiados con hantavirus.

«Nos llamaron solicitándonos la posibilidad atender a estas personas que habían sido posiblemente contagiadas con este virus. Nosotros hemos dispuesto 84 espacios acá en la Pampa de la Isla. Están siendo observados y les están haciendo todo el tratamiento pertinente», aseveró Sattori.

Explicó que se cree que los dos uniformados que murieron adquirieron el mal durante algún patrullaje en las montañas, ya que es transmitido a través de la saliva, las heces y la orina de los ratones infectados.

Los otros 84 uniformados se encuentran estables y solo son sospechosos de haber contraído ese virus, dijo.

El funcionario municipal sostuvo que hay nueve personas que tuvieron contacto directo con dos fallecidos, los mismos están “en observación más cerrada” internados en la clínica Incor. Dijo que otras 84 personas sospechosas son atendidas en la Escuela de Cóndores.

Extraoficialmente se conoce que los soldados observados se hubieran contagiado en los patrullajes desarrollados en la llanura chaqueña sector de Caiguati.

El hantavirus es una enfermedad zoonótica emergente transmitida por roedores, incluidos ratones y ratas, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Se caracteriza por presentar síntomas de fiebre, mialgia y afecciones gastrointestinales, seguidas de un inicio repentino de dificultad respiratoria e hipotensión.

La forma clínica más común en la región es el síndrome cardiopulmonar por hantavirus, que puede conducir a la muerte. Los síntomas de este síndrome pueden desarrollarse hasta 42 días después de la exposición -y en algunos casos hasta 56 días-, lo que dificulta la identificación de la fuente exacta de la infección, dice el organismo internacional.