De forma insólita, la Fiscalía determinó liberar de responsabilidad a la exministra de Medio Ambiente y Agua, Alexandra Moreira, por escaces de agua que afectó a toda la zona Este y la zona Sur de la ciudad de La Paz, el año 2016, a causa de la falta de previsión que debió ser asumida por dicha exautoridad y los ejecutivos de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS). 

Esta determinación del Ministerio Público no solo dejó en la impunidad a la exministra de Medio Ambiente del Gobierno de Evo Morales Ayma, sino también a otros tres ejecutivos que tenían la obligación de garantizar la provisión de agua a la ciudadanía paceña. 

El Ministerio Público liberó de culpa a cuatro imputados por la denominada crisis del agua que afectó a la ciudad de La Paz en 2016, puesto que se determinó cerrar el caso EPSAS, informó el sábado el abogado Andrés Zúñiga.

«La Fiscalía emitió resolución de sobreseimiento y cierre de la investigación sobre la escasez de agua, donde estaban implicados servidores públicos», dijo el defensor de los imputados.

Fueron imputados por supuesto incumplimiento de deberes y atentados contra la seguridad la exministra de Medio Ambiente y Agua, Alexandra Moreira; el exdirector de la Autoridad de Fiscalización de Agua Potable y Saneamiento, Benecio Quispe; y los ex interventores de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS), Ruddy Rojas y Hugo Gómez.

Zúñiga explicó que no hubo resistencia de las partes a la decisión de sobreseimiento, por lo que se libera de culpa a los cuatro imputados ante la falta de elementos probatorios.