La víctima 66 de feminicidio también está vinculada a una historia de bigamia y deuda de pensiones familiares

0
613

En las últimas horas se conoció que en la ciudad oriental de Santa Cruz se registró la muerte de una mujer a manos de su amante.

Ericka Yenny Gallardo Durán de 28 años de edad viene a ser la víctima número 66 de feminicidio en lo que va del año 2019.

Marco Saldías Castro de 36 años de edad, mató de un disparo en la cabeza a la mujer después de sostener una discusión en su habitación de la calle 7 del barrio La Chacarrilla la noche del miércoles (22.30).

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcc) Santa Cruz, Paul Saavedra, detalló que una vez consumado el asesinato, el hombre se trasladó a buscar a sus amigos, al no encontrarlos se deprimió y tomó la determinación fatal de quitarse la vida, falleció desangrado en la acera.

Bella Morales tía de la fallecida dijo que su sobrina tras presenciar el hecho entró llorando donde su tía a decirle que cerrara la puerta porque su papá Marco le disparó a su mamá.

Preliminarmente, la Policía presume que el móvil de este feminicidio, otra ves fue celos y el pago de pensiones familiares para la manutención de los hijos, uno de seis años de edad y otro de cinco años.

El asesino no contaba con estabilidad laboral, por lo que se dedicaba a diferentes actividades, albañil, electricista,  jardinero, según la versión de los vecinos tenía otra familia y siempre ocasionaba problemas.

Los hijos de la víctima, menores de edad, que habrían presenciado el asesinato, fueron entregados a la Defensoría de la Niñez para ser trasladados a un centro y precautelar su seguridad.

“El instrumento de delito un arma de fuego, según los vecinos el señor concurría en las noches al lugar con problemas, la mujer estaba pidiendo pensiones, es una de las causas, estamos en proceso de investigación, tomares informes técnicos y balísticos”, declaró Saavedra.

El director de la Felcv en Santa Cruz Paúl Saavedra relató el indicio de que este hombre llevaba una doble vida debido a que tenía su hogar establecido y también vivió con la mujer que asesinó.

Los familiares de la mujer, señalaron que era una persona bastante celosa y no quería cooperar en la alimentación de sus dos hijos de 5 y 6 años y ante esta situación Ericka lo estaba demandando por una asistencia familiar de 800 bolivianos mes.

De su lado Martha Saldías, hermana de Marco dijo desconocer que su hermano haya llevado una doble vida y argumentó que él tenía su hogar y estaba casado por civil y religioso con su esposa con quien tiene dos hijos. “Mi hermana se ganaba la vida honradamente, algo grave ha tenido que motivar para que todo termine de esa manera” , expresó la familiar.

Llama la atención de la Policía que el caso de feminicidio de Ericka Yenny Gallardo Durán esté vinculado al pago de pensiones familiares, porque el pasado 12 de junio se reportó otro caso de feminicidio con el mismo tipo de móvil, con una historia similar de bigamia.

Esta fue la historia dos policías que asesinaron a una mujer

En la ciudad de Santa Cruz descubren un macabro crimen protagonizado por dos policías, los mismos que mataron a una mujer y luego enterraron cadáver en el patio de una vivienda alquilada por el coautor del asesinato.

Los policías del Batallón de Seguridad Física, Rubén Marques Bautista, expareja de la mujer y Rubén Aravito Chiri, asesinaron a una madre de familia y lo metieron en un turril con cemento y fue escondida en una vivienda ubicada en la calle Diagonal 21, del Barrio Guaracachi.

Rigoberta Barrios de 39 años de edad, la víctima fue reportada como desaparecida desde el pasado 18 de mayo, por lo que se inició su búsqueda y finalmente en los últimos días se descubrió que ella había sido asesinada.

Rubén Marques Bautista, mantenía una relación sentimental con Rigoberta, pese a que estaba casado con otra mujer. Fruto de esta relación, la víctima tuvo una hija con el uniformado. Cuando ella fue asesinada la bebé ya tiene 11 meses.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Santa Cruz, coronel Jhonny Aguilera, relató que Rubén Marquez Bautista planificó el asesinato porque Rigoberta le reclamó por las pensiones familiares y lo amenazó con denunciarlo, por lo que determino asesinarla para evitar que su esposa se entere de su relación extramarital.

“La víctima le dijo al policía que haría conocer su relación con él a su esposa, sino le daba para pensiones. Esto fue lo que motivó el feminicidio”.

Aguilera informó que Rigoberta fue estrangulada dentro de un minibús y posteriormente enterrada en el jardín de la vivienda que alquilaba Rubén Aravito Chiri, el coautor, en un turril con cemento, bajo tres metros de tierra, con el fin de eliminar cualquier rastro que pueda levantar sospechas generada por la descomposición del cadáver.

El director de la Felcc cruceña informó que Rubén Marquez Bautista pagó a Rubén Aravito Chiri 14 mil bolivianos para que estrangulara a la mujer desde el asiento de atrás del minibús que Márquez conducía y para que guardase silencio respecto al crimen.

En las próximas horas ambos policías enfrentarán al juez en la audiencia cautelar por el delito de Feminicidio, esperándose una condena de 30 años de cárcel en el recinto penitenciario de Palmasola.