La ciudad de El Alto vivió un «martes negro» con el saldo fatal de al menos seis personas muertas y otras 30 heridas por impactos de bala y balín.

Al menos seis personas murieron en operativo militar-policial desarrollado en defensa de la planta de hidrocarburos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), de la zona de Senkata en la ciudad de El Alto.

Los vecinos seguidores del depuesto presidente Evo Morales Ayma por fraude electoral, perpetraron un atentado dinamitero en la planta de YPFB, generando un peligro de proporciones inimaginables en esta área de altísima inflamabilidad.

Este grupo afín al expresidente Evo Morales incendió vehículos dentro de ese predio, después de que un convoy de carros cisternas con combustible salió hacia La Paz de forma pacífica, relata el diario Página Siete.  

“Están tumbando  los muros, los militares ya  están fregados, se están replegando. Ahora es guerra civil. ¡Ahora sí, guerra civil!, están disparando de adentro, ya le han dado a uno”, describió uno de los manifestantes que filmó el hecho. 

Cerca a las 10:30 de la mañana de este martes las fuerzas combinadas de militares y policías lograron despejar a los movilizados para el paso del convoy de cisternas y camiones que trasladaban combustible y gas licuado de petróleo.

Minutos después del paso del convoy, unas 200 personas retornaron a la planta de Senkata que era custodiada por efectivos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional.

Los movilizados, que piden la renuncia de la presidenta de Jeanine Añez y el retorno del expresidente Evo Morales asilado en México, dinamitaron en dos sectores la pared de la Planta de YPFB en Senkata, ¿con qué objetivo?, nadie lo dijo.

Las imágenes muestran cómo dos lugares del muro perimetral son derribados. Se escucha y ve la detonación de explosivos y posteriormente se observa fuego dentro de la planta. Unos segundos después se escuchan disparos de armas de fuego y huir a los manifestantes.

Cuando cayó el primer herido, otros manifestantes fueron a auxiliarlo, pero ya era tarde, el disparo sertero le había impactado en el pecho.

“Son personas que tumbaron el muro a dinamitazos, cómo se puede reaccionar frente a eso, estamos hablando de una planta de gas y gasolina”, dijo un coronel de la Policía que estaba en el lugar en pleno resguardo. 

“¡Nos están matando!”, alertó un vecino en cercanías de la planta de hidrocarburos de Senkata. Deivid Posto Cusi, de 31 años, Edwin Jamachi Paniagua y Juan Hainucu, fueron las primera personas fallecidas por la Defensoria del Pueblo.

El Fiscal Departamental de La Paz, Williams Alave, dio cuenta de la muerte de Juan Huainucu, quien perdió la vida por impacto de bala, basado en el examen de medicina forense practicado al cadáver del joven de 31 años de edad en la morgue de la zona de Miraflores.

«De acuerdo al reporte que nos envía los fiscales de El Alto, sería tres los fallecidos. El día de hoy hemos estado en la autopsia que se ha realizado en el Hospital de Clínicas de uno de ellos, en el cual el médico forense ha establecido shock hipovolémico por arma de fuego», explicó Alave a red ATB.

El Gobierno de 7 días de la presidenta Jeanine Añez optó por «pacificar» el país sacando a las militares para las tareas de represión de las movilizaciones en su contra, acción respaldada con el Decreto Supremo 4078.

El pasado viernes 9 personas perdieron la vida en el municipio de Sacaba, Cochabamba, también con impactos de bala, se espera que el estudio balístico determine el tipo de arma.

Este martes al menos 6 personas fueron victimadas en la zona de Senkata, tras el operativo militar-policial para el traslado de combustible a la Sede de Gobierno.

Deja un comentario