En Bolivia el Licenciado Milton Paniagua, es el primer ciudadano en lograr registrar en el apartado de la Cédula de Identidad, destinado a la profesión/ocupación, el oficio de “YOUTUBER”.

“He decidido ser muy sincero y franco en cuanto a mi ocupación y profesión, actualmente estoy percibiendo una remuneración económica; también le dedico más de 8 horas a esta actividad (Youtuber), es por eso que he preferido, he decidido que figure en mi cedula de identidad como Youtuber, ya que no he podido inscribir ‘facebookero’, que sonaba como algo irónico, así que optamos por Youtuber”, asevero Paniagua.

Este hito fue concretado en los últimos días, cuando Milton Paniagua acudió a una de las oficinas del Servicio General de Identificación Personal (Segip), para renovar su cédula de identidad.

Desde la popularización del Internet, el mundo ha sufrido cambios muy importantes, desde las comunicaciones, la globalización de los hechos y la generación de nuevos oficios y profesiones.

En estos dos últimos se incorpora el oficio de aquellas personas que, por trabajo o Hobby (afición) interactúan en las redes sociales, como el YouTube, Facebook y Twitter, entre otros.

Con el propósito de generar ganancias económicas, algunas de las redes sociales, como es el caso de YouTube, destinado a publicar videos, incentivan a sus usuarios realizándoles pagos de cierto monto de dinero por la popularidad de los videos que comparten en esta plataforma digital. Aquellas personas aficionadas a esta red social reciben el denominativo de Youtubers.

Youtubers son aquellas personas que utilizan la red social de vídeos más grande el mercado digital, YouTube, para postear, para publicar, cualquier tipo de contenido que pueda resultar entretenido, generando así un gran número de reproducciones.

En determinadas condiciones YouTube paga a sus “YouTubers” determinados montos de dineros por día, dependiendo del número de reproducciones que se realicen sus vídeos, por ejemplo.

En Bolivia el concepto de Youtuber es relativamente novedoso, no muchos pueden imaginarse percibir ingresos económicos por realizar videos de alto impacto y compartirlos en la red social de YouTube, pero eso es una realidad y hay varios personas, sobre todo jóvenes, que ya han incursionado en ese oficio.

Para la idiosincrasia boliviana, aún persisten la forma tradicional de obtener una profesión o elegir un oficio, como el ser albañil, transportista, médico, maestro, informático, etc.

Sin embargo, caso como el de Milton Paniagua, constituyen hitos y ejemplos de los nuevos oficios generados desde la popularización del Internet.

“Pienso con pasión frenética que el título no hace a una persona; y tengo muchísima experiencia en esta denominación de licenciado, de doctor, de magister o cualquier título que carguemos; más bien hizo en mi vida, que (esos títulos) muchas personas se separen o que tomen distancia. El hecho de que ahora esté con mi actividad de Youtuber más bien me ha acercado a mucha gente, de las cuales aprendo muchísimo, aprendo más que en una universidad, mucho más que de un profesional”, aseveró el Youtuber.

Sin duda, ante lo novedoso del oficio en Bolivia, requerirá una amplia explicación en las instancia oficiales y legales, donde se presente o requiera la cedula de identidad y cuando la consulta esté centrada en la profesión u oficio.

De hecho, según el relato de Paniagua, para el registro en el Sigep, fue necesario que la funcionaria que le atendió, consultara son su “supervisor” y obtuviera la autorización para inscribir en el carnet de nuestro entrevistado.

“A un principio se mostraron incrédulos porque están acostumbrados a escuchar profesiones comunes, ocupaciones. Luego la señorita me dijo gentilmente que iba consultar con un supervisor, el cual fue muy amable, creo que me reconoció , más bien eso ayudó mucho y me dijo que estaba de acuerdo porque respetaba mi actividad y para ellos parecía algo muy curioso porque nunca habían puesto esta profesión o ocupación, así que tubo que escribir en ingles, me pidió que verifique y no tuve mayor complicación y también me dijo que yo era muy conocido en las redes sociales y no hubo mayor problema”, manifestó Paniagua.

El hito logrado por Milton Paniagua abre una amplio panorama de debate legan en Bolivia, desde la inscripción y formalización en el ámbito académico del oficio de Youtuber, hasta especificar en el ámbito legal las características del oficio/profesión del Youtuber.

Por ejemplo, en el área judicial de  Bolivia es uno de los requisitos contar con un oficio o trabajo, para ser beneficiado con las medidas sustitutivas a la detención.

En el futuro habrá que ajustar la normativa penal también para aplicarlos a estos nuevos oficios. Por ejemplo, ¿cómo se implementará el mecanismo del “arraigo” a los Youtuber?, considerando que el oficio requiere realizar viajes para desarrollar su actividad. Al respecto Milton Paniagua nos relata su testimonio.

“Al respecto he tenido muchos problemas en varias ocasiones cuando tuve que debe demostrar mis actividades comerciales, les decía en un principio que vivía del Internet, esto no solamente por el tema de las redes (sociales) sino por las actividades que tenía, transacciones bancarias, compras ventas por Internet, tuve esos problemas en Aduanas, en Impuestos, pero creo que debemos prepararnos, no solamente para esto, tenemos que abrir los ojos en todo” dijo.

La globalización no se ha hecho solamente en la información sino en la aplicación de estas normas de estas nuevas actividades, sé que voy a tener problemas porque todavía no entendemos pero alguien tiene que iniciar, alguien tiene que poner la piedra fundamental para que cambiemos nuestra forma de ver y pensar”, concluyó nuestro entrevistado.

Bolivia así como el mundo ha registrado un acelerado cambio en los últimos 18 años gracias al uso del Internet. Esta nueva tecnología trae consigo nuevas formas de ver la realidad, lo que obliga a ajustar las normas legales y hábitos individuales y sociales.

Deja un comentario