En foto Claudina Vila y Rosendo Quispe, madre y padre de Jonathan Quispe

Los padres del joven universitario, Jonathan Quispe, piden el encarcelamiento «por siempre del subteniente de Policía Cristian Casanova Condori, supuesto asesino del estudiante de la Universidad Pública de El Alto (UPEA).

Los padres de Jonathan, Rosendo Quispe y Claudina Vila, agradecieron a los testigos, investigadores y autoridades de Gobierno que colaboraron para esclarecer el asesinato de su hijo.

“Gracias a Dios ya aparecido sus asesinos de mi hijo, qué culpa tenía mi hijo para matármelo. Ahora yo quisiera pedir que (subtenietente Cristian Casanova) entre a la cárcel, que no salga para siempre ese asesino. Mi hijo tenia sueños…”, manifestó la madre del Jonathan en medio de lagrimas en una entrevista con la periodista Casimira Lema.

Jonathan fue victimado el jueves 24 de mayo con una canica disparada por la escopeta de un subteniente de la Policía, en circunstancias en las que la UPEA protagonizaba una movilización en El Alto, demandando al gobierno de Evo Morales un mayor presupuesto universitario.

El padre de Jonathan, por su lado, destacó la labor que jugaron los testigos para esclarecer el hecho, ya que sin sus testimonios -dijo- «quizás esto se hubiera ocultado».

«Agradecer a los investigadores y a los testigos, que han sido claves, si no fueran los testigos quizás esto se hubiera ocultado. Gracias a Dios, a los testigos y a los ministros», dijo.

Más temprano, el Ministerio de Gobierno y la Policía Boliviana presentaron al subteniente Cristián Casanova como autor de la muerte del estudiante de la UPEA, Jonathan Quispe, luego que una profunda investigación identificara al efectivo policial cargando su escopeta justo en el lugar donde el joven universitario fue herido mortalmente con un cilindro de vidrio (canica).

Casanova fue puesto a disposición del Ministerio Público para continuar con las investigaciones.

La muerte de Jonathan Quispe dejó completamente shockeados a los miembros de su familia. El padre y la madre no dejan de llorar cada vez que enfrentan a los periodistas. Rosendo Quispe manifestó que siempre espera que su hijo regrese a casa en cualquier momento, como fue antes del trágico jueves 25 de mayo.

«Nosotros tenemos un dolor aquí en el pecho, siempre con ese dolor voy a vivir, uno en la casa falta, ya me hace falta, y espero cuándo entrará, eso no más estoy escuchando», dijo quebrado el padre de Jonathan.

Deja un comentario