Perro rottweiler de raza peligrosa asesina a niña de 5 años y zoonosis dice que no hay razón para eliminarlo

0
1005
Niña atacada por perro rottweiler

Un perro de raza peligrosa provocó la muerte de una niña de 5 años de edad en la ciudad de Cochabamba, hoy un funcionario de zoonosis dice que no hay motivo para eliminar a ese animal.

“Los canes están en custodia hasta que se esclarezca lo sucedido. Son perros muy dóciles no hay motivos para matarlos”, dijo el director de Zoonosis, Javier Rodríguez.

El perro de raza rottweiler cuyo nombre Satán, atacó a la niña Fernanda (5), provocando lesiones graves en la cabeza, los brazos y otras partes del cuerpo, lo que ocasionó su muerte el pasado 3 de abril.

A decir del señor Rodríguez eso no significa que este perro no sea “agresivo” y permanecerá en custodia en el Centro de Zoonosis de la Alcaldía hasta que las investigaciones terminen.

“La niña había sufrido múltiples lesiones por mordedura de perro y se encontraba en estado muy crítico. Pasó a quirófano para tratar de restablecer las heridas y hacer la atención inicial; sin embargo, a consecuencia de la gravedad de las lesiones lamentamos informar su fallecimiento“, informó Raúl Copana, médico de la unidad de Emergencias.

La madre de la niña de 5 años habló con algunos medios locales, ella aún no entiende cómo el perro con el que su pequeña hija jugaba terminó siendo su asesino. Recuerda que, cuando ingresó a su casa, escuchó los gritos de la niña y “no sabía qué hacer, le he agarrado al perro, pero estaba con una rabia el perro”.

La familia de la niña tenía cuatro perros. Después del hecho todas las mascotas fueron llevadas a Zoonosis.

Se realizó un examen minucioso a Satán y no se encontró manchas de sangre en el pelo del can o tejido humano entre sus dientes, “ni siquiera olor a sangre”. Por el contrario, estaba muy dócil y amigable, explicó Rodríguez.

Hace cuatro meses la niña fue a vivir a la casa de su abuela, que es la dueña de los canes.

Por la muerte de Fernanda su abuela Gregoria A. V. fue detenida preventivamente en la cárcel San Sebastián. Mientras que su madre Carla C. fue beneficiada con medidas sustitutivas.