El subcomandante de la Policía Boliviana, Eduardo Rivera, renunció al cargo para pasar al servicio pasivo debido a una «grave enfermedad», según memorial remitido al alto mando Policía.

«Solicita su pase a la disponibilidad de la ‘letra C’, al servicio de la reserva activa, los pormenores del memorial son específicos, son muy claros, el señor General manifiesta de que estaría atravesando un problema médico muy grave y esto le impide continuar con las funciones específicas en el subcomando General», explicó el comandante general de la Policía Vladimir Calderón.

La solicitud del General Rivera habría sido remitida al presidente Evo Morales, a casi dos meses de asumir el cargo de subcomandante nacional de la Policía.

En ese sentido, en el memorial presentado el 27 de mayo de este año, el subcomandante solicita su pase al servicio pasivo: Disponibilidad “C” de Reserva.

«Nosotros hemos analizado dura esta semana en el alto mando policial la circunstancia, sin embargo lo que prima es la salud y la seguridad de las personas, sobretodo de nuestro subcomandante general, por tal motivo, hemos determinado, hemos decidido conceder esta petición», manifestó el general Calderón.

De acuerdo con artículo 75 de la Ley 101 de la Policía Boliviana, pueden ser destinados a la situación de Disponibilidad “C” de Reserva con haber íntegro y cómputo de antigüedad los efectivos “que hayan cumplido 30 años de permanencia en la Institución computables a partir de su egreso de la Anapol y los Comandantes Generales de la Policía Nacional”.

Rivera fue posesionado como subcomandante el 10 de abril, por el entonces flamante general Vladimir Calderón. Rivera ocupó el cargo en reemplazo del general Wiler Andrade, quien se alejó de la institución sin mayores razones.