El Tribunal Suprema Electoral (TSE), emitió la convocatoria y el calendario para las elecciones generales del 20 de octubre con las medidas más desiguales de la historia y con claras acciones que favorecen a actual tres veces presidente Evo Morales Ayma.

Primera ventaja para Evo Morales Ayma: el actual mandatario no renunciará a su cargo tres meses antes del Día de la Votación; Morales podrá realizar su campaña en esos tres meses ejerciendo su cargo de Presidente. Sin embargo ese beneficio no lo tendrán otros candidatos que son aún autoridades electas en ejercicio, tal es el caso del gobernador de La Paz, Félix Patzi, los senadores nacionales, Oscar Ortiz y Edwin Rodríguez, por citar tres ejemplos.

Segunda ventaja para Evo Morales Ayma: el Tribunal Electoral le asigna la mayor cantidad de dinero del Estado en comparación a las otras partidos políticos.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) calcula que el partido de Evo Morales tendrá Bs 10.942.000 en espacios de propaganda electoral.

El vicepresidente del Tribunal Electoral, Antonio Costas, informó que ese dinero proviene de un total de Bs 35,6 millones destinados al denominado fortalecimiento electoral que recibirán los nueve partidos políticos que están en carrera electoral.

Del total presupuestado, Bs 21.036.000 (el 60%) serán distribuidos equitativamente en propaganda entre los nueve frentes que participarán de las elecciones del 20 de octubre , es decir, a cada uno le tocará Bs 2.337.333.

El saldo, 40%, se distribuirá en función al porcentaje de voto conseguido y entre los tres frentes políticos que participaron de las elecciones generales del 2014 y que ahora también están en carrera electoral. Al MAS se le asignará Bs 8.605.440; a UD (por la alianza Bolivia Dice No) Bs 3.398.695; y al PDC Bs 1.267.264, a los que deberán sumarse los Bs 2.337.333 que les toca.

Sumadas ambas asignaciones, el MAS contará en propaganda con Bs 10.942.000; la alianza Bolivia Dice No, integrada por Unidad Demócrata que sí participó en los comicios anteriores, con Bs 5.736.000 y el Partido Demócrata Cristiano (PDC) con Bs 3.604.000.

«Hay una planilla de distribución para las organizaciones políticas; la ley prevé una división del 60% a todas las organizaciones políticas que participarán de las elecciones y un 40% para su distribución en función a 2014», explicó a la Cadena A.

Tercera ventaja para Evo Morales Ayma: el actual mandatario utiliza los recursos económicos y los bienes del Estado -sin que nadie se lo impida- para realizar campaña en todo el territorio boliviano a título de “Gestión de Gobierno”, utilizando las aeronaves, vehículos y dinero, para tal cometido.

El Gobierno de Evo Morales incrementó el presupuesto para el Ministerio de Comunicación para este año de Bs 150 millones en 2018 pasó a Bs 527 millones en 2019. Así es el incremento del presupuesto del Ministerio de Comunicación. Según los cálculos, el aumento es de un 351%. Los datos surgieron luego de la revisión del presupuesto de los últimos seis años de esa cartera de Estado.

Según el Presupuesto General del Estado (PGE) de 2018, el Ministerio de Comunicación contó con un monto de Bs 150.171.490, mientras que para 2019 dispondrá de Bs 527.302.500. El desarrollo de políticas y estrategias comunicacionales, a cargo del Viceministerio del mismo nombre, es el que mayor incremento registró para la gestión que se iniciará a partir de la próxima semana, pues se dispara de Bs 52.246.361 en 2018 a Bs 452.769.018.

Cuarta ventaja para Evo Morales Ayma: el actual mandatario tiene a su disposición a los medios de comunicación estatales, tales como, BoliviaTV, radio Patria Nueva, el periódico Cambio, la Agencia ABI además de las decenas de “radios comunitarias”. Hemos sido testigos que en el caso de canal de televisión estatal, utilizan el satélite Tupac Katari para realizar transmisiones en vivo dentro del territorio nacional y fuera del país. Todos estos recursos estatales no pueden ser usados con las misma ventajas por los otros candidatos presidenciales.

Hoy (28.05.2019), el senador Yerko Núñez, jefe de Bancada de Unidad Demócrata (UD), denunció que entre enero y octubre, época electoral, el Ministerio de Comunicación inscribió más de 81 millones de bolivianos para “transmisiones gubernamentales”, lo cual considera una vulneración a la norma electoral que prohíbe usar recursos públicos en campaña.

Núñez difundió una lista de las contrataciones que, según su versión, se hacen de manera directa de parte del Ministerio de Comunicación al estatal Canal 7-Bolivia TV.

Quinta ventaja para Evo Morales Ayma: según el diputado de Unidad Nacional, Amilcar Barral, el Tribunal Supremo Electoral no es imparcial, no es confiable porque están trabajando para “favorecer” a Evo Morales Ayma, habilitado como candidato, sin respetar la Constitución Política del Estado.

“Estamos yendo (a elecciones) con un Tribunal Electoral, lamentablemente entregado al ‘masismo’ un Tribunal Electoral que, con seguridad está armando algo para favorecer al Movimiento al Socialismo en octubre y vamos a ver cómo hacen su convocatoria porque les aseguro que va haber puntos donde van a querer favorecer al partido del Gobierno”, aseguró Barral ante los periodistas.

Sin embargo, Barral no es el único que asegura que los actuales miembros de Tribunal Supremo Electoral están alineados al partido político de Evo Morales. Uno de sus exviceministros de Tierras, Alejandro Almaraz, aseguró que dicho Tribunal prepara un fraude electoral.

Almaraz, aseguro que el binomio presidencial gubernamental ganará las elecciones, porque está montando un «fraude electoral», y cuestionó a la oposición por ir entusiastas a un proceso «fraudulento».

«Insisto que esas elecciones ya tienen resultado y no termino de explicarme la actitud de la oposición que va a las elecciones como si estuviésemos en una normalidad democrática, como si el fraude no estuviera ya consumado» declaró Almaraz a ANF.

«Por supuesto que el gobierno primero va a determinar los resultados sobre su reelección y los va a aceptar porque son suyos, no van a ser producto de la voluntad ciudadana y su perpetuación continuará», aseguró Almaraz.

Realmente para nadie en Bolivia las acciones asumidas por el Tribunal Supremo Electoral despiertas serias sospechas sobre su imparcialidad en la administración de las elecciones generales.

Primero, este Tribunal Electoral se hizo de la “vista gorda”, es decir, no observó bien el cumplimiento de los requisitos para habilitar a un candidato Presidencial. Segundo gestionó unas “elecciones primarias” para darle alguna legitimidad a la candidatura de Evo Morales, y finalmente en tercer lugar, le dará más dinero al MAS para su campaña proselitista. Con todo estos elementos ¿a alguien le queda dudas sobre la confiabilidad del Tribunal Supremo Electoral?.