Álvaro García Linera

El vicepresidente Álvaro García Linera, en un acto que se desarrolló en el coliseo de La Coronilla, de Cochabamba, encarando ya una campaña a favor de la tercera repostulación del presidente Evo Morales para las elecciones a realizarse el año 2019, calificó de “resentidos” a los ciudadanos que le recuerda al actual gobierno que ‘Bolivia dijo No’.

García Linera identificó como los «antipatria» a los bolivianos que protagonizan actos de protesta con la famosa la frase de ‘Bolivia dijo no’, aludiendo al resultado del referendo vinculante del 21 de febrero de 2016, en que la mayoría de los bolivianos rechazó al repostulación de Morales.

«¿Saben qué, mis hermanos? Estos que hace 20 años decían ni salud ni educación, ahora dicen ‘Bolivia dijo No’», manifestó, quien es considerado el ideólogo de los discurso del actual Gobierno.

El Vicepresidente manifestó que quienes dicen “Bolivia dijo No” son “tan envidiosos y resentidos” que no quieren que Chile devuelva el mar, e incluso están dispuestos “a vender la patria antes que un campesino logre algo a favor del pueblo”.

A lo largo de los últimos 13 años, el actual Gobierno recurrió al recurso de comparar lo ocurrido hace varias décadas en otros gobierno con el suyo, para generar animaverción en la población, que no tiene familiaridad con la información en general, lo que lo hace susceptibles de manipulación.

«Hace 21 años gente de la derecha quería que la gente del campo no tuviera ni un solo tractor, que los jóvenes, sus hijos, no tuvieran escuela, aquí está el periódico mi hermana, dice: ‘No debe haber Ministerio de Salud, ni Agricultura, ni Educación’: gobierno Sánchez de Lozada», dijo García Linera a tiempo de exhibir una publicación de un diario del período 1993-97, cuando gobernó el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

El Vicepresidente permanentemente recurre al factor de la “lástima” y la “victimización” para generar simpatía en la población humilde del país al evocar conceptos tales como “campesino”, “pobre”, “indígena”, etc.

En esta ocasión, el Vicepresidente señaló que existe mucha discriminación hacia el presidente Evo Morales y también hacia la gente que vive en el campo, “nos critican, al presidente le insultan porque se hace riego para el campo, por hacer escuelas nos atacan; trabajar a favor del pobre, del campesino había sido delito (…) que a una persona del campo le vaya bien había sido delito”, manifestó, a sabiendas de que García Linera, nunca habitó en el campo, pero tampoco es campesino.

En su discurso de este sábado en Cochabamba, Linera, como suele decirle la gente, comparó las protestas de “Bolivia dijo No” en los Juegos Suramericanos con el exabrupto de un borracho. Dijo “Da rabia”, por los malos momentos pasados por las protestas que se hacen más frecuentes, a un año y medio de las elecciones generales.

“Viene el borracho de la esquina, se entra a tu casa (donde se hace la fiesta), te lo patea la comanda y te insulta (…) Cuando hemos celebrado los juegos Odesur han venido a insultarnos, eso han hecho. Da rabia”, manifestó.

A los políticos del Movimiento al Socialismo (MAS), del cual es jefe Evo Morales y es parte García Linera, les gusta dividir a la población boliviana en dos flancos ideológicos: la ‘izquierda’ y la ‘derecha’.

El Vicepresidente afirmó hoy que quienes protestan con el  “No” son la “derecha” y los “vendepatria”, que son discriminadores con el presidente y no aceptan que sea del campo y trabaje a favor de los pobres. “Los ‘No’ no son Bolivia, son los anti-Bolivia”, especuló ante su audiencia en el coliseo de la Coronilla y con transmisión por el canal estatal.

‘Bolivia dijo No’, ‘respeto al 21F’ son algunas de consignas que se oyen en los estadios, en eventos internacionales, actos oficiales y no oficiales a los que acude funcionarios de gobierno y militantes del MAS.

El origen de este movimiento está en los resultados del referendo vinculante del 21 de febrero del año 2016, que impulsado por el mismo presidente Evo Morales, quien dijo que quería ver “si la gente lo quería o No”, y así fue, los bolivianos votaron mayoritariamente “No” a la repostulación indefinida de Evo Morales, la gente rechazó la modificación del artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE), que limita la repsotulación consecutiva del presidente a dos periodos consecutivos.

Evo Morales y su allegados ya van de inquilinos en Palacio de Gobierno por tres periodos consecutivos y quieren de forma anticonstitucional hacerse de un cuarto mandato.

La población que reside en Bolivia rechaza que el Gobierno pretenda violar la CPE con la complicidad de magistrados elegidos con una baja votación, los mismos que emitieron una resolución a fines de noviembre del 2017, haciendo una mala interpretación del Pacto de San José y concluyendo que es un “derecho humano” la repostulación indefinida de un gobernante.

Sin embargo no solo por esta vulneración de la Constitución Política la población rechaza la repostulación de Evo Morales sino también por los innumerables casos de corrupción en su Gobierno, y las excentricidades en los que hace millonarios gastos de los recursos públicos, como es el caso de su Palacio, su museo en Orinoca, el avión, hasta un satélite y lógicamente sus viajes a eventos mundiales como el de Rusia 2018.

Las campañas electorales, al parecer, ya comenzaron a correr pese al tiempo que falta hasta fines del año 2019.

Deja un comentario