En Twitter me encuentra como @Javier_Alanoca

El médico Jhiery Fernández, abandonó hoy (10.10.2018) la cárcel de San Pedro trás cuatro años de privación de libertad, con la primera intención de compartir con su familiar.

Fernández fue acusado de la supuesta violación al bebé Alexander, sin embargo la grabación de audio de la juez Patricia Pacajes develó que el médico fue sentenciado a 20 años de cárcel siendo inocente del delito.

“Lo primero que quiero es estar con la familia, compartir un plato de comida, compartir un refresco, estar con la familia después de haber estado encerrado ya casi cuatro años”, dijo tras abandonar el recinto penitenciario.

El hombre cuyo caso revolvió  como un calcetín la hedionda justicia boliviana fue recibido en la Plaza de San Pedro, en uno de cuyos lados se alza el vetusto penal.

“Les agradezco a todos ustedes, a la prensa , a ustedes, porque gracias a ustedes Gracias a ustedes, gracias, sin ustedes y algunos de sus representantes ha sacado la verdad, de corazón, los agradezco mucho porque sí no hubiese sido por ustedes esto nunca se hubiese descubierto, y hubiese estado una persona inocente recluida en el penal”, declaró tras abandonar la cárcel en medio de algarabía de familiares y amistades.

Sentenciado a 20 años de cárcel por la violación de un bebé, se dijo aquella vez en 2014, Fernández pasó 4 años clamando su inocencia hasta que la jueza que lo mandó tras de rejas, Patricia Pacajes, se tomó unos copetines y a sus amigos les narró, sin despeinarse, que el médico era inocente y que a sabiendas de eso le condenó.

Cóctel de presión social y una justicia sacudida y avergonzada como pocas veces tras la revelación de una ex pareja de la juez, ahora destituida, Fernández ganó el derecho de defenderse en libertad y este mismo miércoles se vio libre de tal yugo. 

Expresó que siempre decía que confiaba en la justicia, pero no en los operadores de justicia.

“La confianza (en la justicia) la perdí hace mucho tiempo atrás, yo siempre decía ‘confío en la Justicia pero no el los operadores de justicia’, Cuando me sometí al juicio, yo me sometí como cualquiera de nosotros, como el ciudadano de a pie se somete para buscar la justicia, para decir aquí voy a encontrar, pero el día que me sentenciaron, entre gallos y media noche, a las cuatro de la mañana, me sentencian a 20 años, imagínense cómo me sentí en ese momento sin haber hecho nada, sin haber cometido algún delito me han sentenciado a 20 años”, enfatizó en medio de una selva de micrófonos y cámaras de televisión.

Acusó a la Fiscalía porque se ensañó con él, un ciudadano común, «que trabajaba, tenía sueños como cualquier otro ciudadano, de superación, tener familia, hijos y una casa».

Dijo desconocer las razones que tuvo el Ministerio Público para imputarlo y llevarlo a juicio por un delito que no cometió como la supuesta violación al bebé Alexander, hecho que se registró en noviembre del 2014 en el exhogar de niños Virgen de Fátima.

Expresó que el Ministerio Público obró de mala forma y buscar un culpable y no la verdad.

Fernández, dijo, que extrañará a los policías y a los privados de libertad, porque muchos necesitan ayuda y su persona hizo lo que estaba a su alcance, sobre todo, curaciones y de atender partos.

 El abogado de Fernández, Cristian Alanes, no ocultó su emoción y dijo que «brilló la luz para el doctor Jhiery Fernández».

Aseguró que su cliente cumplirá con el mandamiento de detención domiciliaria emitido por el Tribunal de Sentencia Décimo y la resolución de la Sala Penal Tercera.

Deja un comentario