El presidente del Comité Cívico de Achacachi, Elsner Larrazabal, optó por exilio, tras seis meses de ser encarcelado, por haber encabezado la movilización que demandaba al Alcalde del Movimiento al Socialismo, Édgar Ramos, un informe sobre la ejecución de obras en el poblado de Achacachi.

Larrazabal asegura que no existe democracia, justicia, ni libertad de expresión en Bolivia. “Estamos en las cárceles los que denunciamos la corrupción y están libres los que cometen actos de corrupción”, afirmó Larrazabal.

Deja un comentario