Foto referencial

Hoy te cuento dos historias diferentes para llamar la atención de nuestras autoridades, con el fin de hacer reflexionar sobre la «cara fea» de la Ley Integral para Garantizar a la Mujer una Vida Libre de Violencia (Ley 348), que en verdad no está «asustando» y mucho menos intimidando  a los hombres violentos, no otro argumento explica la intencionalidad en los 61 mujeres víctimas de feminicidio hasta la última semana del mes de Junio del 2018.

La historia de María de Tarabuco que recorrió 60 kilómetros

María será el seudónimo de la mujer que caminó con sus dos hijos, más de 60 kilómetros para huir de las «garras» de su agresor que, con la virtual complicidad de algunas autoridades locales, escape a libertad que ensayó en innumerables ocasiones.

«La señora le iba a poner denuncias en el SLIM, como en la Defensoría de la Niñez, pero lamentablemente no se hizo una denuncia escrita al Ministerio Público. Lo que si, tenemos datos que los comunarios allá hacen que ambas partes llegan a una conciliación y vuelvan a la vida en común», explicó Mariela Chavarría, abogada del Servicio Legal Integral Municipal (SLIM) de Sucre a Radio La Plata.

Esta funcionaria Municipal de Sucre, relató que María temía ser víctima de feminicidio por lo que se armó de valor, tomó a dos de sus cuatro hijos en brazos y marchó a pie cada uno de los kilómetros que separan al poblado de Tarabuco de la ciudad de Sucre.

«De esa manera la señora ha decidido venir a la ciudad de Sucre porque, prácticamente yendo allá (a) los SLIMs (de Tarabuco) solamente lograba volver a la vida en común», dijo Chavarría.

En la declaración de la abogada del SLIM de Sucre no está incluida la información de la cantidad de días que María empleó para recorrer a pie desde Tarabuco hasta la capital de Bolivia.

Tras dejar sentada la denuncia en el SLIM de Sucre los funcionarios de esta dependencia se trasladaron hasta Tarabuco para proceder con el «rescate» de los otros dos hijos que había quedado con marido, sindicado de violencia intrafamiliar.

«El agresor se opuso a que nosotros pudiéramos ingresar a su casa y poder sacar a los menores (8 y 10 años), ya que él los había encerrado en un cuarto».

Como ya se había anunciado líneas arriba, la Policía cantonal de Tarbuco se resistió a cumplir con una des sus funciones, a requerimiento de los funcionarios del SLIM de Sucre.

«No contamos con el apoyo, prácticamente de la Policía de allá de la comunidad de Tarabuco, ya que el sargento no nos quiso colaborar en este aspecto, que es bastante grave pero no nos quiso colaborar», afirmo de forma contundente Chavarría.

Agregó que actualmente la mujer, junto a sus cuatro hijos, se encuentra refugiada en la Casa de Acogida de Municipalidad de Sucre.

La propaganda gubernamental sobre la Ley 348 al parecer no llegaba hasta la lejana Tarabuco, y pensar en la labor activa de concienciación sobre esta normativa de las autoridades originarias y comunitarias es aún una misión imposible, por lo que se puede pensar que, el instinto para resguardar su integridad física de María determinó su huida a más de 60 kilómetros de la violencia intrafamiliar, la violencia física, sicológica y sexual a las que supuestamente era expuesta.

En los últimos días, el Ministerio Público divulgó los datos estadísticos sobre los feminicidios y la violencia intrafamiliar del primer semestre de la gestión 2018, de los 12.746 caso de violencia intrafamiliar 627 corresponden a Chuquisaca.

Sin embargo estos flagelos no son las características exclusiva de una región de Bolivia. Sería ejemplar conocer e informar sobre alguna región de Bolivia que sea libre de la violencia hacia la Mujer o los niños, sin embargo esa información aún no esta disponible para los lectores.

Sin embargo, la semana pasada conocimos otro hito dentro de los casos de la violencia ejercitada por un hombre de Cochabamba contra su expareja. El hombre celoso le disparó en la frente a la mujer mientras dormía.

Una joven madre llegó hasta el Hospital Viedma con una bala en la frente

El hecho ocurrió en ocurrió el sábado 30 de junio a las 5h00 en la casa del hermano de la víctima, en Quillacollo.

El agresor Wilmer Aduviri (21) ingresó a la habitación donde dormía Aydé Navia Montesinos (19), sin que nadie note su presencia para matar a la madre de su hijo.

Aduviri era un hombre muy violento y celoso, quiso matar con un disparo en la cabeza a Aydé porque ella decidió separarse y no tenía pensado retornar con él.

La víctima se constituyó en el Hospital Vietma de la ciudad de Cochabamba, aledaña a Quillacóllo recién dos días después, es decir, el 2 de Julio.

Tras una hora de cirugía, los médicos le extrajeron el proyectil que estaba alojado a tres centímetros del cráneo de Aydé desde el sábado 30 de junio, cuando su excomcubino y padre de su hijo de dos meses, Wilmer Aduviri, le disparó en la frente mientras dormía.

La joven mujer de 19 años se recupera favorablemente, y no se descarta que se presente secuelas, informó el neurólogo del Viedma, Marcelo Wilcarani.

Pese a que la bala le causó una fractura extracraneal de 8 milímetros, a decir del galeno, no reviste preocupación, la mujer ya fue dada de alta del Hospital dos días después.

Tras ser reportado por el Hospital este caso a las autoridades policiales de Cochabamba, el acusado fue declarado prófugo por lo que está siendo buscado por la Policía del Valle.

El caso de Aydé Navia recién aparecerá en las estadísticas de la violencia intrafamiliar a ser emitida en el mes de diciembre. Sin embargo, la Fiscalía General del Estado, reportó que entre los meses de enero y junio de este año, fueron registrados 61 casos de mujeres asesinadas en Bolivia.

«Hasta el 30 de junio se registraron 61 feminicidios: en Santa Cruz 16, en Cochabamba 12, en La Paz 11, en Oruro 7, en Potosí 4, en Tarija 4, en Chuquisaca 4, en Beni 2 y en Pando, 1», dijo el fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero en conferencia de prensa ofrecida el pasado miércoles en la ciudad de La Paz.

En cuanto a violencia familiar, indicó que en el primer semestre se registraron 12.746 casos.

«Son de preocupación del Ministerio Público, sobre el incremento en un 15 por ciento en los casos de violencia en la familia», señaló.

Esos casos de violencia familiar se distribuyen de la siguiente manera: en Santa Cruz 3.471, en La Paz 2.750, en Cochabamba 2.473, en Tarija 1.347, en Potosí 809, en Chuquisaca 627, en Oruro 539, en Beni 493 y Pando, 237.

Mencionó también que se reportaron 726 casos de violación: en La Paz 186, en Santa Cruz 168, en Cochabamba 94, en Tarija 86, en Chuquisaca 55, en Oruro 45, en Beni 45, en Potosí 30 y en Pando 17.

Sobre los casos de infanticidios, agregó que fueron 37 en el país: en La Paz 20, en Santa Cruz 7, en Cochabamba 5, en Oruro 2, en Beni 2 y en Chuquisaca 1.

Deja un comentario