En foto Nardi Suxo

En la Organización de Estados Americanos (OEA) se descarta la candidatura de la exministra, Nardi Suxo, para que sea juez de Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La política boliviana solo obtuvo siete votos de 63 en la Asamblea General de la OEA. Hoy fueron elegidos como nuevos jueces, Ricardo Pérez (Uruguay) Humberto Sierra (Colombia) y Eduardo Ferrer Mac Gregor (México).

El jueves 31 de mayo de 2018, el Panel conformado para seleccionar a los nuevos jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), rechazó la postulación de la exministra Nardi Elizabeth Suxo Iturry, al cargo de jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El Panel estableció riesgos de “independencia”, así como la falta de “experiencia judicial a nivel nacional ni internacional, ni experiencias específicas con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, ya sea como litigante, usuaria o jueza ad- hoc” sobre la candidatura de Suxo.

En el Informe Final del Panel Independiente para elección de jueces y juezas para la CIDH, se estableció en su parte conclusiva que la Nardi Suxo, ex ministra de Transparencia Ministra de Transparencia y Lucha contra la Corrupción,  que “podría existir una posible falta de independencia e imparcialidad dada su estrecha afiliación con el actual gobierno de Bolivia” de Evo Morales por lo que no emitió ninguna recomendación a favor de su candidatura para que llegue a ser jueza de la CIDH.

El panel señala de forma textual afirma lo siguiente en su conclusión sobre la candidatura de Nardi Suxo.

“La candidata aportaría gran valor en los ámbitos geográfico y de diversidad de género, y posee experiencia en la protección de los derechos de poblaciones campesinas, de las comunidades indígenas y en los derechos de las mujeres y los niños y niñas. Sin embargo, el Panel considera posiblemente riesgoso que no posee el mismo grado de conocimiento y experiencia respecto de actividades judiciales y de las labores del Sistema Interamericano de protección de Derechos Humanos que otros candidatos. Asimismo, podría existir una posible falta de independencia e imparcialidad dada su estrecha afiliación con el actual gobierno de Bolivia. El Panel lamenta que la candidata no se mostrara dispuesta a realizar una entrevista con el Panel, dado que la misma podría haber permitido esclarecer las preocupaciones sobre estos puntos y sobre algunas denuncias en su contra”.

Con relación a los otros candidatos, el Panel, en forma genérica consideró “como altamente calificado para ser electo nuevamente juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, recomendación que no figura en la parte de la “Conclusión” que corresponde a la evaluación efectuada a Nardi Suxo, lo que implicaría que su candidatura como juez de la CIDH fue rechazada.

El Panel ha estado conformado por Carlos Ayala (Venezuela) Ximena Medellín (México), Juan Méndez (Argentina), Naomi Roht-Arriaza (Estados Unidos).

En 2017, Open Society Justice Initiative (OSJI), el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y la Fundación para el Debido Proceso (DPLF, por sus siglas en inglés) decidieron volver a convocar a un Panel para analizar la elección, de los integrantes de la CIDH.

Los expertos analizaron los currículum vitae de los candidatos, sus resúmenes biográficos, datos personales, decisiones judiciales, documentos académicos, ponencias, y sus respuestas a un cuestionario.

El Panel también recibió información por parte de organizaciones de la sociedad civil y opinión pública en general, tanto sobre los procesos de nominación y selección como de los postulantes.

En aras de la transparencia y debido proceso, estas comunicaciones fueron transmitidas a las personas aludidas, para su conocimiento, a fin de dar oportunidad de respuesta. Además, el Panel tuvo en consideración las presentaciones públicas y las respuestas de las personas postuladas en el marco de la sesión del Consejo Permanente realizada en cumplimiento de la resolución mencionada con anterioridad, y en el foro público convocado por sociedad civil el mismo día en las oficinas del Diálogo Interamericano de Washington, DC.

Deja un comentario