En las últimas semanas se han denunciado la estafa de miles de bolivianos en La Paz mediante el uso de la aplicación del mensajero digital del Whatsapp.

La Policía reportó hoy 60 casos de estafa por Whatsapp, en los que las víctimas depositaron  montos de dinero que bordean los 10.000 bolivianos bajo diferentes propuestas.

«Queremos informar a la población que entre el 2017 y el 2018 se reportaron al menos 60 denuncias de estafa por redes sociales, sobre todo, WhatsApp», precisó Freddy Vargas, jefe de la División Económica Financiera de La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Precisó que el lunes por la tarde una pareja denunció en la FELCC que les estafaron 10.000 bolivianos.

Las víctimas cayeron en el viejo cuento de que un familiar esta retenido en el aeropuerto y que necesitan dinero para liberarlo. Aunque en este caso, desconocidos se comunicaron con los familiares para reportales que su primo, que radicaba en Brasil estaba retornando a Bolivia y que sus maletas fueron retenidas en el Aeropuerto Internacional de Viru Viru, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

El jefe policial explicó que las víctimas fueron acosadas por los delincuentes con constantes llamadas telefónicas, es decir, cada 15 minutos, para que depositen ese dinero en Tigo Money para recoger las maletas.

Dijo que tras esa presión, la pareja realizó varios depósitos por un total de 10.000 bolivianos, pero descubrieron que el pariente no había salido de Brasil.

Vargas pidió a la población no caer en las argucias de los delincuentes.

«Como FELCC queremos llegar a la ciudadanía en general y recomendar que cuando reciban mensajes por Whatsapp o de llamadas de supuestos familiares estar alertas, sobre todo, si mencionan depósitos, maletas y encomiendas», recomendó.

ANTECEDENTES A TOMAR EN CUENTA PARA NO SER VÍCTIMA DE ESTAFA

Este caso sirve de ejemplo para explicar a la población que deben tener mucho cuidado con sus datos personales que publican en las redes sociales o que los comparten sin ningún tipo de cuidado.

Ustedes se han preguntado, ¿cómo es que en este caso los delincuentes se han enterado de que un «primo» vivía en Brasil?, pues simplemente los delincuentes han estudiado toda la información publicada en las recesos sociales sobre sus víctimas o entre los antisociales que han cometido esta estafa existe un conocido de las víctimas.

Este tipo de casos ya han sido publicados en algunas radios de la ciudad de La Paz en la gestión 2017.

El cuento con el que intentaron sonsacar dineros en esa ocasión fue «que un familiar había sido detenido en un aeropuerto y que necesitaba dinero para que sea liberado». En este caso los familiares hicieron al tan básico como constatar la situación actual de ese familiar, supuestamente detenido, realizando una llamada telefónica. Los familiares lograron hablar y establecer que no nadie se encontraba detenido y que fueron víctima de un intento de estafa.

Ahora, ¿quiénes son los delincuentes que cometen este tipo de estafas?, pues general son reos de las cárceles del país que tienen todo el tiempo de la vida para llamar y estafar utilizado sistemas de pagos que algunas telefónicas han habilitado sin ningún tipo de restricción.

Recordemos que el pasado 4 de abril del 2018 la Policía descubría que el fallecido Víctor Hugo Escobar Orellana, alias el Oti, el reo más peligroso de Palmasola, gerentaba una empresa de muebles desde la cárcel, hasta tenía su propio Banco, para cobrar dineros de extorciones bajo la figura delictiva del «seguro de vida» entre otros.

En esa ocasión la Fiscalía y la Policía allanaron dos inmuebles de la zona sur de Santa Cruz donde funcionaban dos negocios ilegales del ex regente de la cárcel de Palmasola, Víctor Hugo Escobar Orellana, acusado de estafa y extorsión a otros internos de ese penal.

«Se está cumpliendo un allanamiento dentro de un proceso que tiene que ver con una serie de estafas y extorsiones cometidas por Oti y sus cómplices y que se daba en estos dos inmuebles, el primero una tienda de venta de muebles que eran sacados desde la cárcel y el otro de Tigo Móvil que debía funcionar acá pero que fue instalado dentro de la cárcel», decía entonces, Gonzalo Medina, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Santa Cruz (FELCC).

Explicó que ambos inmuebles están ubicados en la esquina de la avenida Santos Dumont y quinto anillo, de la ciudad de Santa Cruz, y en los mismos se secuestraron documentación, un vehículo, teléfonos y tarjetas personales con el nombre impreso de Escobar, que figuraba como gerente.

«Si bien Tigo Money autorizó la instalación del equipo en la vivienda, Escobar hizo que se traslade de forma irregular dentro de la cárcel, para poder extraer las sumas cobradas por las extorsiones que se cobraban al resto de los internos como ‘seguro de vida’ y ‘derecho de piso'», agregó.

El coronel Medina detalló en esa ocasión que ese recluso, que encabezaba la red criminal, prohibió que se ingrese dineros al interior de las cárceles para que todos depositen a través de ese sistema de pago.

Por su parte la fiscal de materia, Francisca Rivera, que participó del allanamiento, anunció que se revisarán los documentos que fueron secuestrados para establecer el nombre de los cómplices de Escobar, con el fin de citarlos para declarar y establecer su grado de responsabilidad.

Escobar fue trasladado a la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro, de La Paz, tras una requisa policial que se realizó 13 de marzo, a la que los internos de la cárcel de Palmasola se resistieron con armas blancas y de fuego, refriega que se saldó con 8 internos fallecidos y más de una veintena de heridos entre reos y policías.

El 19 de Junio del 2018, el Gobierno reportó que el peligroso reo Víctor Hugo Escobar, alias el ‘Oti’, había sido asesinado por los reos de la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro con mas de una quincena de puñaladas.

Deja un comentario