Segunda manada de jóvenes en Santa Cruz, se drogó, violó y mató a uno de sus amigos

0
1074

En otros crímenes muy graves cometidos en Santa Cruz, la investigación de la Fiscalía y la Policía permitió descubrir que cuatro jóvenes se drogaron, violaron y asesinaron a uno de sus amigos, lanzándolo desde el piso 12 del edificio Guapay, ubicado en el centro de la ciudad cruceña.

El macabro crimen fue descubierto por la Policía en coordinación con la fiscal Delmy Guzmán, el 14 de abril del presente año, cuando lograron ubicar y recabar la declaración de una de las víctimas y testigo clave del asesinato de Javier Enrique Campos Gutiérrez de 20 años de edad.

La historia del crimen cometido por la segunda manada

La mañana del 15 de abril, el cuerpo sin vida de Javier fue encontrado en el balcón del tercer piso del condominio Guapay y reportado a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) para el correspondiente levantamiento legal del cadáver.

Posterior al hecho, Sergio Edil Aponte Fuente, ocupante del departamento en el condominio Guapay, Manuel Leandro Egüez, José Ernesto Sapag Ceballos y Carlos Mauricio Duán Álvarez, declaran en la Fiscalía en calidad de testigos y casi al unísono aseveraron que Javier Enrique Campos se había suicidado, lanzándose del piso 12 del edificio, sin haberle prestado el auxilio inmediato. 

Sin embargo, los cuatro jóvenes fueron imputados por el delito de homicidio. Según Felipe Campos, padre de Javier, existían algunos indicios que hacían presumir que eran los autores del crimen, los cuatro jóvenes fueron ante el juez para las medidas cautelares pero fueron liberados con medidas sustitutivas.

Cuando parecía que el caso quedaba en las sombras, los padres insistían en afirmar que su hijo no pudo haberse suicidado, ante esta situación la fiscal Delmy Guzmán determina ampliar las investigaciones hasta lograr ubicar a la testigo principal, quien contó en detalle lo que sucedió en la noche del 14 de abril del presente año.

La joven de 18 años de edad, relató que recibió una llamada telefónica de Javier la noche del domingo 14 abril, para invitarla a un ‘junte’ (una fiesta), resaltando que iba a haber bebidas y éxtasis para que trajera a sus amigas hasta el condominio Guapay, ellos le dijeron que cubrirían el pasaje del taxi.

La joven de 18 años relató haber arribado al edificio Guapay cerca a las 21h00 y quien la recibió fue precisamente Javier, que luego la presentó a los otros, Manuel, Sepag, Mauricio y Sergio como su enamorada para que nadie se propasara con ella.

Ya en el piso 12 del edificio relató que compartieron Coca Cola con ron y de pronto todos deciden hacer una llamada para que les trajeran las drogas hasta el edificio. Posteriormente -relata la joven- que reparten las tabletas de éxtasis que eran de color verde y rojo, ella refiere que tomó dos y comenzó a indisponerse por lo que fue al baño a vomitar.

Después de unos minutos en el baño, tras ella, aparecen Manuel y Sepag, imaginando que ella se encontraba drogada le sacan la ropa por la fuerza y proceden a violarla. La joven de 18 años manifestó que intentó defenderse, pero la sujetaron con fuerza para abusarla.

Una vez consumada la violación, ella dice que salió del baño y se dirigió hasta una habitación donde permaneció llorando. Ella relató que, después de un rato Sergio ingreso en la habitación para pedirle que saliera a compartir a la terraza con todos.

Cuando salió, le contó la violación a Javier Enrique, quien les reclamó e increpó a los otros jóvenes por haberla abusado sexualmente a su amiga, lo que provocó una reacción masiva de la «manada» con insultos denigrantes y agresiones físicas. Javier fue sujetado entre todos y comenzaron a golpearlo hasta que lo llevaron al filo de la terraza del piso 12, desde donde supuestamente lo lanzó al vacío.

La joven relató que quedó atemorizada tras ver ese asesinato, mientras el resto de los jóvenes abandonar el piso 12 del edificio Guapay.

La joven de 18 años, relató ante las autoridades que posteriormente Sergio la introdujo por la fuerza a su apartamento donde la violó una vez más. La víctima manifestó que se quedó dormida hasta el día siguiente, cuando el padre de su agresor apareció para decir que encontraron el cuerpo de un joven en el edificio.

Ese momento, Sergio se hizo el desentendido, ingresó a su apartamento y amenazó a la muchacha para que no hablara nada porque conocía todos sus movimientos. Luego le dio 20 bolivianos para que se marchara a su domicilio.

“Ellos golpearon a Javier porque él me defendió por lo que me hicieron y no hable antes por miedo que me pase algo”, dijo en su declaración informativa ante los investigadores.

En la actualidad los cuatro jóvenes fueron imputados por delito de asesinato y los familiares piden la máxima sanción para los cuatro integrantes de esta segunda manada de violadores y asesino en la ciudad de Santa Cruz.

“La declaración de esta muchacha ayudó a esclarecer el asesinato de mi hijo, ahora espero que los autores sean sancionados de acuerdo a ley”, dijo Felipe Campos, padre del fallecido.

Con datos de agencias, diarios y relatos de RRSS

GPA/ja